La Policía quiso identificar a los sospechosos y les respondieron a los balazos. De milagro no hubo una explosión. Y los clientes y empleados salieron ilesos.

Un feroz tiroteo se produjo en una estación de servicio de la localidad de Glew, cuando un sargento y un teniente de la Policía Bonaerense quisieron identificar a un grupo de delincuentes y uno de ellos sacó un arma y empezó a disparar. El hecho quedó registrado por las cámaras de seguridad del lugar.

Todo ocurrió en el cruce de la avenida Hipólito Yrigoyen y Del Valle, cuando los efectivos Víctor Aguirre y Ramón Almaraz pasaban a bordo de su patrullero por la estación de servicio Sol. Según fuentes del caso, lo que les llamó la atención a los agentes fue la actitud que tenían los jóvenes, entonces decidieron abordarlos.

En ese momento, todo tomó un ritmo vertiginoso. Cuando uno de los policías se acercó a pedirles su DNI, comenzó la balacera. Hubo más de 30 disparos a pesar del riesgo latente de explosión. Por milagro los empleados y clientes salieron ilesos.

Sin embargo, todo no terminó ahí. Los delincuentes se dieron a la fuga a la carrera. Hubo una persecución a lo largo de unos 800 metros hasta que los sospechosos se metieron en una casa de Mitre al 200, donde finalmente fueron detenidos.

Uno de los arrestados, Hugo David Vázquez, fue derivado al hospital de Guernica herido de bala en el abdomen y el otro a la comisaría, indicaron las fuentes.

A los delincuentes les secuestraron una pistola Bersa Thuner Pro calibre .9 milímetros con la numeración suprimida y otra marca Astra A-75.

Más tarde se descubrió que había un tercer sujeto involucrado, José Carlos Alen Sanabria, de 21 años, de nacionalidad paraguaya que fue aprehendido por personal policial de apoyo a pocas cuadras del lugar. Tenía en su poder un chaleco antibalas y estupefacientes.