A más de un mes de las elecciones, el candidato a presidente del Frente de Todos retomará la actividad proselitista con una estrategia totalmente diferente a la de las PASO.
Después de su gira europea, Fernández llegará esta noche a Buenos Aires.

Luego de su gira por Europa, el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, regresará a la Argentina para retomar su campaña con una estrategia distinta: buscará captar al electorado y criticar el modelo de Mauricio Macri sin que eso tenga consecuencias en la economía y afecte la fragilidad de la gestión de Cambiemos.

El distanciamiento transitorio de la coyuntura local de Fernández durante estos últimos días sirvió para calmar las tensiones políticas que se exacerbaron después de las PASO, y al mismo tiempo le permitió a la oposición reorganizar el plan rumbo a octubre, donde las encuestas y los principales actores de poder ya avizoran un cambio de Gobierno.

Leé también:  Alberto Fernández viaja a España con una agenda cargada de encuentros

El panorama en el último mes cambió sustancialmente para el exjefe de Gabinete. Esto se pudo observar en las reuniones que mantuvo con empresarios y funcionarios en España y Portugal, y en los pedidos de audiencia que le llovieron en Buenos Aires.

El objetivo ahora se transformó en cómo atravesar estos días hasta los comicios, con dos debates presidenciales de por medio y el comienzo formal de la campaña.

En el búnker albertista, su staff prepara un atajo discursivo para no dejar de jugar fuerte en un escenario delicado del país. La solución al parecer sería ésta: que Fernández participe de actividades donde los "voceros" sean otros.

“Para visibilizar el deterioro de la economía y del tejido social, Alberto va a mostrarse con sectores productivos y sociales que sufren al gobierno. Van a ser ellos los que hablen de lo que pasa", explicó un armador de la campaña del Frente de Todos (FdT).

Leé también:  Alberto Fernández: "No es verdad que la economía exija sólo ajuste"

En esa táctica habrá un doble mensaje: “Exponer la gravedad de la situación que deja Macri y pedir, al mismo tiempo, ayuda para la etapa que se viene”, agregó.

A su regreso, el candidato terminará de definir el resto de la agenda. Tiene invitaciones de Chaco, Corrientes y dejó pendiente una gira por la Patagonia, una región donde hizo muy buena elección y la que prácticamente no visitó: solo estuvo en Santa Cruz, donde estrenó candidatura el 20 de mayo, días después de la "bendición" de Cristina.