Colaboró con el Hogar Pereyra, realiza mantas tejidas al crochet hace años y ahora confecciona muñecos que entrega a las Cuentacuentos del Gandulfo.
nació en Chaco, pero vive hace años en Banfield.
nació en Chaco, pero vive hace años en Banfield.

Esther Sartori es una vecina de Banfield que se apasiona ante un llamado solidario y hasta deja sus cosas para lograr su cometido. Desde hace años colabora con diferentes campañas de la zona con lo que puede, con lo que tiene y con las colaboraciones que recibe. Además, como siempre se dedicó a la costura, y ésa es su carta más importante a la hora de ayudar.

“Comencé en este camino solidario tejiendo cuadraditos 15×15 al crochet para la confección de mantas. A esa campaña me uní gracias a un vivero que está cerca de casa que se dedica a difundir estas clases de campañas para que todos los vecinos puedan dar una mano”, contó sobre su labor social que se fue convirtiendo en parte de su vida cotidiana.

Leé también:  Juntan donaciones para ayudar a las familias afectadas por las inundaciones

La confección de mantas llegó de la mano de la docente   Fabiana Castaño, quien creó el proyecto hace más de cuatro años y gracias al Vivero Los Tilos de Banfield se multiplicaron los cuadraditos y la cantidad de mantas para donar. A partir de ello, Esther fue a entregar una de esas donaciones de frazadas al Hogar Pereyra y allí se le ocurrió ayudar a los nenes de ese espacio tan emblemático de Lomas.

“Cuando vi a esos chiquitos, me enamoré de ellos y es por eso que le propuse a Tamara, la dueña del vivero, que me ayudara a conseguir telas para confeccionar ropa y entregarla al hogar”, expresó la vecina de Lomas que es oriunda de la provincia de Chaco.

Leé también:  Lanzan una campaña solidaria para que unos 100 chicos puedan ir de campamento

Vestiditos para las nenas, pantalones y remeras fueron parte de las donaciones que entregó Esther gracias a los vecinos que colaboraron con telas.

“Esto se va convirtiendo en una red de ayudas y entre todos podemos colaborar mucho más”, resaltó Esther, quien comentó que los muñecos que está haciendo para que puedan regalar las Cuentacuentos del Gandulfo a los chicos surgió porque se enteró de que el grupo solidario estaba en la búsqueda de personas que colaboraran en ese aspecto.

“Me contacté con la creadora de las Cuentacuentos y le dije que yo me iba a encargar porque ellas antes contaban con una señora que hacía esos muñecos, pero como se fue necesitaban a alguien que la cubra”, explicó sobre una de las últimas campañas que se puso al hombro.

Leé también:  En esta época del año, se multiplican las donaciones de los lomenses

Para ayudar a Esther a que siga colaborando hay que acercarse al Vivero Los Tilos ubicado en Melo 948, Banfield, de martes a sábados de 9 a 13 y de 16 a 19 y los domingos de 10 a 13. Allí se pueden dejar donaciones de hilo de algodón mediano de cualquier color, bellón y telas.

“Todo esto me lleva tiempo, pero lo hago con gusto”, aseguró Esther orgullosa.