El ex niño prodigio Rodrigo Noya ya tiene 20 años y hace temporada con Pepe Soriano y Charo López.

Noya II

Rodrigo Noya ganó sus primeros minutos en la televisión en Agrandadytos, en el ciclo que conducía Dady Brieva, cuando sólo tenía seis años y le hacía escenas de celos a su hermana, dos años menor.
El niño, que luego se consagraría en la película “Valentín”, ya tiene 20 años, está de novio y tiene un presente laboral exitoso.
“Tengo estrabismo en un ojo y puedo operarme a partir de los 21. No sé si voy a hacerlo, porque me siento muy bien usando anteojos. Lo raro es no tenerlos puestos”, le contó este flacucho actor a la revista Pronto sobre sus antiguas aparatosas gafas, las que se saca sólo
para ir al mar.
Este muchacho presentó en sociedad a Noelia, su novia, y continúa creciendo como actor, tratando de sobrellevar el difícil paso de niño a hombre, el que muchos no pudieron dar y se quedaron como eternos Juan Perugia, como le ocurrió al recordado Marcelo Marcote.
En esta temporada de Mar del Plata, sale a escena con “La laguna dorada”, donde comparte cartel con nada menos que Pepe Soriano, Charo López y Emilia Mazer.
Además, a este ferviente hincha de Independiente le queda tiempo para sus clases de chef y hasta tiene un par de especialidades en la cocina. “Hago pastas caseras y un pastel de papas para chuparse los dedos. Me queda un año”, cerró Rodrigo.

Por Edgardo Solano