Donald Trump se refirió así a la tensión que vive Estados Unidos con el país de Medio Oriente aunque aclaró que no quiere que esto ocurra.
Estados Unidos incrementó su presencia militar en la zona con el argumento de que busca contener a Irán y sus aliados.
Estados Unidos incrementó su presencia militar en la zona con el argumento de que busca contener a Irán y sus aliados.

En una guerra con Estados Unidos, Irán enfrentaría una “destrucción sin precedentes”, afirmó el presidente Donald Trump, que aclaró que no quiere que esto ocurra.

“El presidente Donald Trump dijo el viernes que no quiere una guerra con Irán, pero si esta se produce, habrá destrucciones nunca antes vistas”, señala el avance de una entrevista de Trump con la cadena NBC, según recogió la agencia de noticias rusa Sputnik.

El jueves las fuerzas de Irán derribaron un dron espía estadounidense que había incursionado en el espacio aéreo del país, cerca del estrecho de Ormuz.

Leé también:  Un nuevo tiroteo sacude a Estados Unidos: al menos 10 muertos en un bar

El Mando Central de EEUU (Centcom), si bien al principio negó que sus drones operaran en esa zona, admitió luego el derribo del vehículo no tripulado RQ-4A Global Hawk, afirmando que los hechos se produjeron en aguas internacionales.

El gobierno de Irán presentó una protesta ante la ONU por la violación de su espacio aéreo por parte de Estados Unidos.

Las tensiones entre Washington y Teherán siguen en aumento desde mayo de 2018, tras la retirada unilateral de EEUU del Plan de Acción Integral Conjunto y la imposición de varias baterías de sanciones contra Irán.

Durante las últimas semanas, EEUU anunció el envío de importantes refuerzos militares a Medio Oriente, incluido un portaaviones, un destructor de misiles guiados, aviones espías, bombarderos B-52, aviones de combate F-15 y misiles Patriot.

Leé también:  La Justicia le habilita dinero a Trump para el muro con México

Estados Unidos incrementó su presencia militar en la zona con el argumento de que busca contener a Irán y sus aliados, a los que acusa sin pruebas de realizar supuestos actos de sabotaje contra buques petroleros.

En concreto, Washington imputó a los iraníes los ataques del 12 de mayo cerca del puerto emiratí de Fujairah y los del 13 de junio en el golfo de Omán.