En su lugar asumirá Carlos Rosenkrantz, quien fue propuesto por Mauricio Macri y se identifica con las políticas de Cambiemos.

Tras 11 años de estar al frente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti da un paso al costado y lo reemplaza Carlos Rosenkrantz a partir del 1º de octubre, secundado por Elena Highton de Nolasco. La sorpresiva decisión (el debate se esperaba para fin de año) fue adoptada en la reunión que realizaron este martes los ministros del máximo tribunal.

Lorenzetti le tomó juramento a Rosenkrantz ni bien asumió Macri. 

Fuentes judiciales aseguraron que la salida del santafesino corresponde a un cambio de época, en medio de una fuerte crisis admitida por el Gobierno, con el fin de sostener la “institucionalidad” del Poder Judicial.

Leé también:  Rosenkrantz asume la presidencia de la Corte Suprema

Lorenzetti se incorporó a la Corte el 12 de diciembre de 2004, cuando fue propuesto por Néstor Kirchner, después de que el Senado aprobara su pliego para ocupar la vacante que había dejado Adolfo Vázquez. El 7 de noviembre de 2006 fue designado como presidente, cargo que asumió formalmente en enero de 2007, en reemplazo de Enrique Petracchi. Desde entonces fue reelegido sucesivamente como presidente, pero ahora en la Corte se decidió que no será más el titular del cuerpo.

Rosenkrantz es un hombre relacionado con las corporaciones y la línea política de Cambiemos. De hecho, lo nombró Mauricio Macri por decreto ni bien asumió, pero tuvo que dar marcha atrás y finalmente su candidatura obtuvo el aval del Senado, como lo indica la Constitución Nacional.

Leé también:  Derechos Humanos: alertarán a la ONU por las políticas del Gobierno

Tiene 59 años y se recibió con honores en la Universidad de Buenos Aires. Cuenta con un magíster y un doctorado de derecho de la Universidad de Yale. Hasta su designación como juez del máximo tribunal se desempeñaba como rector de la Universidad de San Andrés.