Guidado por Lorena Moukarzel, el atleta del Lomas logró un tiempo de 32 minutos y se subió a lo más alto del podio en la categoría no videntes b1. En la general, finalizó en el puesto 52.
José Luis y Lorena, abrazados, festejan el logro conseguido.
José Luis y Lorena, abrazados, festejan el logro conseguido.

Dos atletas de Lomas de Zamora participaron de la carrera 8k de Puerto Madero y lo hicieron con una buena actuación. José Luis Santero, acompañado por Lorena Moukarzel, compitió en la IX edición de esta carrera nocturna que reunió a 8 mil competidores y se subió al podio. Con un tiempo 32 minutos, finalizó primero en la categoría no videntes b1 y en el puesto 52 de la tabla general.

Leé también:  Verano: los vecinos de Lomas disfrutan a pleno la pista de atletismo

Esta competencia, una de las de mayor concurrencia del calendario del running argentino, fue una carrera especial para ambos, ya que hacía mucho tiempo que Lorena no compartía una competencia guiando a José. “La verdad que superó nuestras y mis expectativas. Digo las mías porque José confiaba plenamente en mí, que iba a correr muy bien, faltaba que yo me lo creyera”, comentó su compañera, tanto de ruta como de vida.

En las carreras de mayor distancia, Santero corre con guías varones. Por eso, para Lorena tuvo un sabor especial, y a la vez, le implicó una gran responsabilidad. “Asistir no es fácil. Guiar y correr con el compromiso de que el atleta es el protagonista de la prueba no es cosa fácil, pero tampoco imposible”, expresó Moukarzel.

Leé también:  A Obertini nada la detiene y superó un nuevo desafío
Con un tiempo de 32 minutos, finalizó primero en la categoría no vidente b1.
Con un tiempo de 32 minutos, finalizó primero en la categoría no vidente b1.

La nocturna de 8 km en Puerto Madero es una linda carrera con un recorrido bellísimo propio de la zona, con una noche mágica en todos los aspectos. Y el broche de esa hermosa jornada fue que José Luis terminó en lo más alto del podio. Y según Lorena, ese logro fue “propio de su perseverancia, su profesionalismo de estar entrenando para seguir logrando objetivos” y con la premisa de “intentar todo lo posible para seguir soñando”.

En ese sentido, Moukarzel cerró: “Acá sólo hay limitaciones visuales, pero que las limitaciones mentales quedan fuera de un atleta con las características deportivas de él”.