El Fortín liquidó la serie en el primer tiempo con goles de Fernández y Bouzat y el Granate falló todas las chances que generó.
Se terminó la participación de Lanús en la Copa de la Superliga.
Se terminó la participación de Lanús en la Copa de la Superliga.

En Liniers, Lanús no pudo remontar la serie frente a Vélez y quedó eliminado de la Copa de la Superliga.

Con una contundencia absoluta y gracias a la precisión de los ejecutantes, el equipo de Heinze liquidó la serie en el primer tiempo.

El arranque ya le mejoró el panorama. A los 12 minutos, Bouzat le robó la pelota a Sand y con un pase de unos 40 metros -a espalda de los centrales Granates- dejó a Fernández de frente al arco para que defina bien por debajo de Ibáñez.

La primera respuesta más o menos concreta de Lanus llegó unos diez minutos después con una combinación entre Sand y Guillermo Acosta que terminó en un disparo débil del volante. Fue un aviso: el Granate mejoró, se hizo cargo del juego y de su necesidad y llegó mucho al área de Hoyos aunque nunca fue claro. La antítesis de Vélez.

Leé también:  El Lanús B sumó minutos con Defensores de Belgrano

Sobre los 45 minutos, y después de no tener la pelota por más de 30, Cufré presionó y Robertone le metió un pase de Play Station a Bouzat para que la “pinche” ante la salida de Ibáñez: 2-0 y serie liquidada.

El complemento tuvo un desarrollo similar, con el Fortín aún más retrasado a causa de la expulsión de Robertone. Y Lanús, con un dominio absoluto de la pelota y llegando -y fallando- una vez tras otra.

Hoyos le sacó un gran remate a Valenti tras un córner y, antes de los 10 minutos, el Bebe Acosta volvió a aparecer en el área con una palomita que se fue apenas ancha.

Leé también:  Quignón valoró la autocrítica

Hubo un remate de Quignón, dos más de Valenti y una chance sobre la línea que desperdiciaron entre Sand y Ribas. Ni el mismísimo Sand, tantas veces goleador (y tantas veces con suerte) pudo en Liniers.

La historia del Granate en la Copa de la Superliga se terminó y por delante quedará una larga espera hasta volver...