Personal de seguridad de un supermercado de la cadena en Retiro intentó impedir que una consumidora hiciera uso de "Precios OK", una herramienta legal disponible para el control del acuerdo Precios Cuidados.

52f564b04aedb_510x339

"Fui al Disco de Talcahuano, entre Santa Fe y Marcelo T. de Alvear y estaba buscando precios. Cargué en mi celular la aplicación Precios OK que da la posibilidad de escanear los códigos de barras. Veo que el jugo Cepita Nutridefensas no solo no estaba señalado como parte del acuerdo de Precios Cuidados, sino que su precio era de $10,39, casi un peso más que el valor acordado", indicó a Télam la mujer M.Ferrario.

Ferrario, vecina del barrio, señaló que unos repositores que se encontraban en el lugar, la vieron cuando se proponía escanear y denunciar el incumplimiento, y de inmediato se hizo presente personal de seguridad del supermercado diciéndole que no podía sacar fotos a los productos.

"Le explico que sí puedo, que está avalado legalmente, que como ciudadana tengo el derecho a escanear y a enviar la prueba, cuando no se cumple con el acuerdo, y que efectivamente ya lo había hecho", precisó Ferrario.

Contó que el guardia le ofreció en su lugar el libro de quejas del supermercado, a lo cual la consumidora le indicó que lo que ella estaba haciendo era "un derecho del usuario".

"Insistieron con decirme que no podía sacar ninguna foto y les dije que ya lo había escaneado y enviado a la Secretaría de Defensa del Consumidor para denunciar el incumplimiento", afirmó.

La mujer sostuvo que le resultó "intrusiva la intervención del guardia de seguridad", y estimó que "deberían tener conocimiento que si uno tiene un instrumento que le facilita el cuidado del acuerdo de precios, no puede ser que no le permitan usarla".

Consultada sobre la propuesta de que sean los propios consumidores quienes contribuyan a que sea efectivo el cumplimiento de Precios Cuidados, opinó que "es excelente si todos tomamos cartas en el asunto, aunque no es la única pata, como control no alcanza".