Desde 1866, cuando el primer tranvía allanó el camino, hasta la actualidad, el Municipio vivió años de grandes transformaciones.

sergio_Lapegue.jpg.crop_display

En épocas donde la problemática del transporte público es una cuestión debatida por los gobiernos en toda agenda pública, siempre es bueno recordar cómo impactó en Lomas de Zamora.
A partir de la exitosa experiencia del Metrobús implementada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, varios municipios del Conurbano comienzan a mirar con interés esta alternativa.
Por cierto, nuestra región moviliza un importante caudal de pasajeros con el ferrocarril, pero también mucha gente utiliza el transporte público de colectivos y otra porción considerable hace lo propio con el servicio de combis.
Pues bien, en un rápido repaso en el tiempo, diremos que el 3 de febrero de 1866 se inauguró un servicio de tranvías a caballo, de Constitución a Barracas. Como un servicio especial, años más tarde
la compañía habilitó los domingos y días festivos, llegando hasta Lomas.
De esta forma, se fueron tendiendo vías para la circulación de los tranvías, uniendo Lomas con Temperley; Banfield con Villa Albertina; Temperley con Villa Sastre; e Hipódromo de Temperley con Puente Francia, entre otras conexiones locales.
Entre los distintos propietarios se destacaba Juan Tetamantti, propietario de la Compañía El Nacional
de la Ciudad de La Plata, que también poseía un ramal que partía desde Lomas (calle Balcarce y Belgrano), recorriendo los talleres del Ferrocarril del Sud en Remedios de Escalada.
Hasta fines de la década del 60, principios del 70, todavía los vecinos recordaban las vías incrustadas
en las calles empedradas, que luego quedaron tapadas por las capas de asfalto.
Hacia 1906, el tranvía eléctrico reemplazó al de tracción a sangre, uniendo Plaza de Mayo y la estación de Temperley con las líneas 102 y 103, siendo la de recorridos largos y la 104 y 105 las que llegaban
a Lanús.
Esta última fue la que, en una fría mañana de invierno del 12 de julio de 1930, vio cómo un coche con 56 pasajeros cayó al Riachuelo. Sólo cuatro personas sobrevivieron a la tragedia.
En 1924 circuló el primer colectivo en Lomas, partiendo desde la estación de trenes, por Laprida, hasta la calle Santa Fe. Fue la primera línea comunal que anduvo por el país.
Don Teófilo Velayos fue el fundador, junto con su hermano Nazario de la Compañía Hispano Argentina. Hacía el recorrido de dos kilómetros con una camioneta Ford y cobraba 5 centavos el boleto. La cantidad de unidades que tenía la empresa era de 25 y recorría todos los barrios lomenses.
Y bien, amigos, aquí dejé un breve repaso de la historia del transporte público en Lomas.

Por Sergio Lapegüe