El fin del proyecto es limitar la concentración de las compañías líderes y dar lugar a las pymes.
hubo 56 votos positivos y 4 abstenciones.

El Senado sancionó  la Ley de Góndolas, que buscar limitar la concentración de la oferta de las compañías líderes en el sector del consumo masivo, en favor de pequeñas y medianas empresas. Entidades que representan a las pymes defienden la iniciativa, mientras que entre los supermercados hay un fuerte rechazo y no descartan recurrir a la Justicia para evitar su aplicación.

El objetivo de la Ley de Góndolas es desconcentrar la oferta de productos de primera necesidad en las grandes cadenas de supermercados. Esto es, que se amplíen las posibilidades de consumo por fuera de las dos o tres (o a veces solo una) marcas dominantes. La mayor competencia permitiría evitar abusos de precios y dar más oportunidades a las pymes. “No va a solucionar todos los problemas, pero es un paso que nosotros consideramos positivo”, dijo el senador Jorge Taiana, del Frente de Todos.

En cambio, Ernesto Martínez, senador de Cambiemos por Córdoba, dijo que la ley “es puro marketing y no sirve absolutamente para nada”.

En Diputados, el proyecto fue acompañado por 180 legisladores, con apenas un voto negativo y 18 abstenciones. En el Senado, hubo 56 votos positivos y 4 abstenciones.

La principal herramienta que prevé la ley es el control sobre la góndola en los supermercados, con topes para la participación para una sola empresa y mínimos obligatorios para pymes y economía popular.