"Es equilibrado y satisface a ambas partes", afirmó el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, durante el debate en comisión del Senado. Luego van a exponer Axel Kicillof y Miguel Galuccio.

senado
Un plenario de comisiones de la Cámara de Senadores comenzó a las 11.30 a debatir el acuerdo alcanzado con la petrolera española Repsol por la expropiación de las acciones de YPF, en una audiencia en la que está previsto que exponga el ministro de Economía, Axel Kicillof.

También se escucharán las exposiciones del secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini; y del presidente del directorio de YPF, Miguel Galuccio.

El secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, declaró que el acuerdo con la petrolera significa el "comienzo de una nueva etapa" que "establece estándares muy altos de profesionalidad para el manejo de la propia empresa".

Ante un plenario de comisiones del Senado, Zannini recalcó que el entendimiento no implica "tener ningún exitismo ni nada que pueda agredir a la contraparte" y afirmó que la contraparte "lo aprobará el 28 de marzo del corriente año si están de acuerdo los accionistas".

"Este acuerdo satisface a ambas partes", afirmó el funcionario al exponer este mediodía ante los senadores que se reunieron en el salón Azul de la Cámara alta, donde también se prevén las palabras del ministro de Economía, Axel Kicillof.

Zannini destacó que el Gobierno ha "tenido éxito en lograr que el expropiado, en un proceso conciliatorio, se avino a convalidar no sólo el precio de la expropiación sino también los medios de pago a utilizar" y consideró que "esto no es una cuestión menor".

"Este acuerdo sigue respetando aquel alto estándar impuesto por el Congreso a iniciativa de la Presidenta de la Nación, es equilibrado y hemos llegado a un punto que se cumple con los estándares y crea oportunidades para la Argentina", precisó.

Zannini expresó que este proceso "no es sólo una expropiación sino una culminación de un proceso de conversaciones amistosas" aunque admitió que fue "un camino difícil".

El funcionario admitió que "no es fácil" el proceso de expropiación de acciones y reconoció que "esto hace surgir una serie de dudas respecto de cuáles son los procedimientos".

Sin embargo, insistió con que "al fijar ese estándar alto de expropiar acciones y no el total de la compañía" se demostraba que el Gobierno se proponía "sostener la actividad de esta empresa en el marco privado para que continúe siendo una sociedad anónima con cotización en bolsa, además de estar conducida por manos argentinas".

Para el secretario, con este entendimineto "Repsol cede" y el Poder Ejecutivo "paga un precio" y consideró que esto no significa el "cierre de la cuestión YPF" sino el comienzo de "una nueva historia de la compañía".

Precisó que el medio de pago de bonos que va a emitir el Poder Ejecutivo "tiene varias dificultades emergentes" ya que "una parte está compuesta por un bono que no tiene circulación, que hay que crear, y otra parte en bonos que sí existen".

Especificó que "el monto a pagar será de 5.000 millones de dólares pagaderos en bonos de la República y señaló que Repsol se vio obligado a aceptarlos".

Aclaró que "como no son 5000 millones en efectivo hubo que establecer un valor mínimo de mercado, cifra que está fijada en 4.670 millones de dólares".

"Eso obligó -acotó- a que la suma nominal emitida en bonos tenga que crecer ya que nuestros bonos emitidos no podrán superar en su cara los 6.000 millones de dólares".

"Como esto es superior a lo que hemos fijado como precio hemos puesto en el convenio un límite para Repsol: van a cobrar de esos bonos hasta que lleguen a la suma de 5.000 millones de dólares", remarcó.

Agradeció la predisposición de accionistas y de los gobiernos de España y México sin los cuales -dijo- "no podríamos haber llegado a este convenio".

En el final de su exposición, Zannini se emocionó al recordar lo que representa YPF para su provincia, Santa Cruz, y al mencionar a un sindicalista de YPF, Jorge Soloaga, que pugnó a lo largo de toda su trayectoria por mejorar la actividad de la compañía y llegó en 2013 al directorio de la firma como representante del sector gremial.