Mauro Ruggiero llegó al Tricolor para ser el suplente de Martín Ríos. El cordobés de Río Cuarto tiene 32 años, se inició en Deportivo Merlo y su último club fue Flandria.
El arquero Mauro Ruggiero, de último paso por Flandria, se sumó al Tricolor de Adrogué.

Mauro Ignacio Ruggiero se convirtió en el segundo refuerzo de Brown de Adrogué, después de que el Tricolor repatriara al goleador histórico Gastón Grecco.

El arquero, procedente de Flandria, tiene 32 años y nació en Río Cuarto, Córdoba, y llegó para ser el suplente de Martín Ríos, luego de la salida de Sebastián Anchoverri.

Además de formar parte del plantel del Canario, Ruggiero pasó por Deportivo Merlo, Nueva Chicago, San Miguel, Berazategui, Achirense (Concepción del Uruguay), Atlético Paraná y Real Potosí (Bolivia).

Leé también:  Contreras: "Estamos pasando una etapa complicada"

“Creo que la semana que viene van a haber más novedades”, le dijo Pablo Vico a La Unión, que también adelantó que entre el viernes 28 y el domingo 30 de junio harán parte de los trabajos de pretemporada en Villa Gessel, lugar siempre elegido por el club de Adrogué.

En cuánto a jugadores que tienen en la mira y están cerca de sumarse figuran el lateral derecho Ezequiel Bonacorso (Mitre de Santiago del Estero) y el volante zurdo Nahuel Rodríguez (Argentinos Juniors) que formó parte del plantel de Gabriel Heinze en el club de La Paternal que ascendió a Primera. También jugó en Estudiantes de Caseros y Capiatá de Paraguay

Leé también:  Stegman: "Tenemos esa espina de no poder ganar de local"

Por otra parte, falta la firma del zaguero Ignacio Bogino, que como se encuentra operado de la nariz recién la próxima semana se reincorporará a los trabajos con sus compañeros. De palabra, el ex Temperley arregló su continuidad para la próxima temporada.

Además, Pablo Vico se lamentó por no haber acordado con Leonardo Marinucci, que se sumó a las filas de Atlanta. Con el ex Crucero del Norte venían dialogando desde hace muchos meses, pero finalmente se mudó a Villa Crespo y será dirigido por Alejandro Orfila.