La asociación Defensa de Usuarios y Consumidores denunció que la industria farmacéutica se maneja sin control y que los principales perjudicados son los enfermos y los adultos mayores.
Los últimos aumentos se aplicaron sin la autorización del Ministerio de Salud.

El precio de los medicamentos se incrementó un 20% desde las PASO y, por los continuos saltos del dólar, en el último año las principales marcas acumulan un aumento del 100%, según datos la asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco).

El presidente de la entidad, Pedro Bussetti, denunció que a partir del 12 de agosto la industria farmacéutica trasladó al precio de los remedios el impacto de la inflación “sin un análisis de costos” y “sin autorización del Ministerio de Salud” de la Nación.

“Creemos que la industria farmacéutica, de alguna manera, es la beneficiaria en todo esto. La devaluación se produjo el día lunes 12 de agosto y, automáticamente a partir de ese mismo día, hubo corrección de precios”, aseguró el titular de Deuco.

Leé también:  La inflación de septiembre fue la más alta del año y trepó al 5,9%

Desde 2015 a la actualidad, las subas que se registraron en algunas farmacias alcanzaron casi un 300%. Esta situación, según el defensor, “viene deteriorando la capacidad de compra de las personas que están enfermas, sobretodo de las personas mayores, donde hay un mayor consumo de medicamentos por cuestiones lógicas".

En un informe Deuco exigió al Gobierno que haya un control estricto como en 1988 y que se aplique un plan de “precios máximos fijados” por el Estado.

Según datos proporcionados por la entidad, el silidral uno (para el tratamiento de la osteoporosis posmenopáusica) pasó de $464,52, en 2018, a $870 en agosto de este año; el sifrol (para tratar el Parkinson), pasó de $3.790,12 a $8.656,19; el amisped pediátrico (asma), de $734,38 a $1.502,56; y el ambien (insomnio), de $240,51 a $478,04.

Leé también:  La inflación seguirá elevada hasta el primer trimestre de 2020

Además, el danantizol (tiroides), pasó de $61,28 a $214,47; el amaryl (diabetes), de $271,26 a $570,82; el diural (antihipertensivo), de $54 a $102; el dilatrend (antihipertensivo), de $128,29 a $506, 90; el dolo glucoarrumalon (antiartrósico), de $789,26 a $1617,75.

El presidente de Deuco señaló que “se han contado muchas anécdotas de gente que va a la farmacia y le pide al farmacéutico que le venda una ‘tirita de diez’ o si le puede fraccionar cinco comprimidos porque sino no lo puede comprar o no le alcanza”

“Los jubilados, con una jubilación de menos de 13 mil pesos, tiene que comer, vestirse, comprar medicamentos, y obviamente que no le alcanza”, lamentó.

Por este motivo, Bussetti apuntó contra la industria farmacéutica y aseveró que “darle la libertad de mercado a los laboratorios termina de esta manera, afectando a la salud de todo el pueblo argentino”.