Se trata del exarzobispo de Washington, Theodore McCarrick, que había renunciado a su título de cardenal rodeado por las denuncias de abuso sexual.
McCarrick no podrá administrar los sacramentos, presentarse o vestir como un sacerdote ni recibir asignación económica.
McCarrick no podrá administrar los sacramentos, presentarse o vestir como un sacerdote ni recibir asignación económica.

El Papa Francisco expulsó del estado clerical, la máxima sanción canónica dentro de la Iglesia, al exarzobispo de Washington Theodore McCarrick, que en julio del año pasado había renunciado a su título de cardenal rodeado por las denuncias por abuso sexual en su contra.

La sanción contra McCarrick, de 88 años, fue comunicada este sábado por el Vaticano luego de que el Tribunal eclesiástico para casos de pederastia sacerdotal lo encontrara culpable de violaciones al Décalogo de Comportamiento con adultos y menores, con el agravante de abuso de poder. La sanción es «definitiva» por decisión de Francisco y no podrá ser recusada, informaron desde el Vaticano.

Leé también:  Natacha Jaitt, una vida plagada de escándalos y denuncias

Recluido en una celda hace más de sies meses, cumpliendo con la oración y penitencia, McCarrick no podrá administrar los sacramentos, presentarse o vestir como un sacerdote ni recibir asignación económica alguna por parte de instituciones eclesiales. El exarzobispo está acusado de abusar sexualmente de tres menores y de varios seminaristas y jóvenes sacerdotes.

La sentencia se dio en el marco de la cumbre anti-pedofilia convocada por el pontífice del 21 al 24 de febrero. El moderador de la cumbre que se realizará en el Vaticano, Federico Lombardi, aseguró que «un primer paso» para cambiar las respuestas al problema de los abusos en la Iglesia es «escuchar a las víctimas y dejar de defender a criminales e instituciones».