Maximiliano Espinoza prestó declaración ante la fiscal Fabiola Juanatey, de la UFI Nº2, y contó su versión de los hechos. Allegados marcharon hasta el lugar para pedir su libertad.
Los familiares del joven se manifestaron frente al edificio de Tribunales.

La madrugada del 25 de diciembre los vecinos de Rojas al 3500, en Claypole, nunca imaginaron que iban a vivir una Navidad así. A la vista de todos, en medio de una violenta discusión, Maximiliano Espinoza apuñaló y mató a su padre, Alberto. En las últimas horas el joven declaró y aseguró que lo hizo para “defender” a su madre.

Acompañado por su abogado, Pablo De Fazio, Espinoza prestó declaración indagatoria ante la fiscal de la UFI Nº 2 Lomas de Zamora, Fabiola Juanatey. Afuera, frente al edificio de Tribunales, su mamá, Mónica, y sus allegados se manifestaron con carteles: “Libertad a Maxi”, “Maxi estamos con vos”, “Fuerza Maxi”, decían las cartulinas.

Leé también:  Hallan el cuerpo de un hombre en Monte Grande

Tras la audiencia, el abogado defensor destacó que Maximiliano “dijo todo lo que tenía para decir” y que existen varias pruebas para respaldar su versión. “En la causa están acreditadas lesiones de nuestro asistido quien se defendió no sólo de las agresiones hacia él sino también a su mamá quien fue atacada por el fallecido”, precisó De Fazio

Mónica, madre del joven, durante la marcha aseguró que su hijo “hizo todo” para defenderla “porque su vida estaba en riesgo al igual que la mía”. “Durante 30 años fui víctima de violencia de género, mi hijo me defendió”, resaltó la mujer.

Según fuentes policiales, el hecho ocurrió poco después de la medianoche. Alberto Espinoza estaba reunido en la casa de un vecino, ya que tenía mala relación con su esposa y su hijo. Durante la noche se había acercado varias veces “a molestar”, indicaron.

Leé también:  Horror en Puerto Deseado: violaron a una mujer y mataron a su hijo de 4 años al tirarlo de un acantilado

En un momento, Maximiliano salió a enfrentarlo y se peleó con él a golpes de puño. Por razones aún desconocidas, el joven sacó un cuchillo y se lo clavó en el abdomen.

Dos mujeres que se encontraban cenando con el hombre lo subieron a un auto y lo trasladaron de urgencia al Hospital Lucio Meléndez de Adrogué. Los médicos no pudieron salvarlo ya que llegó sin Vidal centro de salud por la gravedad de la herida.

Horas después la policía detuvo al hijo y a su madre. No obstante, la fiscal dispuso dejar sólo tras las rejas a Maximiliano imputado de homicidio.