El centro de salud de Rafael Calzada tuvo que suspender la atención porque sus instalaciones están intransitables.

Suspendieron la atención hasta poder solucionar la falta de mantenimiento.

La situación del Hospital Arturo Oñativia es cada vez más preocupante. Gran parte de sus instalaciones amanecieron inundadas por aguas servidas, a partir del desborde de las cloacas, lo que obligó a los médicos y profesionales que trabajan allí suspender la atención programada durante el día.

Desde hace meses el personal viene denunciando el “estado de deterioro” en el que se encuentra el centro de salud que depende del Gobierno de la provincia de Buenos Aires. “Esta situación tiene que ver con la desidia de María Eugenia Vidal con la salud pública”, aseguró Lucía Alonso, delegada de la Junta Interna de ATE.

Leé también:  Subte: Metrodelegados dieron detalles sobre trabajadores afectados por asbesto

Las aguas contaminadas llegaron al hall central, algunos consultorios -como el área de fonoaudiología- y pasillos a partir de la rotura de una bomba que desagota las napas del Hospital y las lleva a planta depuradora. Producto del desborde se estropearon materiales médicos e incluso históricas clínicas, denunciaron los trabajadores.

Los pacientes que se acercaron hasta el hospital tuvieron que caminar entre las aguas servidas e inmediatamente a partir de la reacción rápida del personal fueron evacuados por el riesgo que significaba estar en contacto con la contaminación.

Desde la dirección del Oñativia, ante las denuncias, señalaron que la bomba es “nueva”,  y que sufrió “una falla” eléctrica. “El año pasado pasó lo mismo y esto habitualmente se rompe porque la gente tira pañales y gasas”, explicó Javier Dores.

Leé también:  Médicos clínicos piden aumento de honorarios a la obra social IOMA

En cambio, la versión de los profesionales es otra. "Nosotros vemos un retroceso importante en el presupuesto destinado al hospital, especialmente en infraestructura. Este hospital tiene 22 años y vemos un decaimiento terrible", comentó Alonso.

"Hay sectores del hospital, como los pasillos, donde hay goteras y no sabemos si el agua que allí se filtra es limpia o agua contaminada. Son focos de infección que nadie soluciona porque no se envía presupuesto para el mantenimiento del edificio. Por el deterioro, nuestro hospital parece que tuviera mas años", cerró.