Lo afirmó Matías Lammens, precandidato a jefe de gobierno porteño por el Frente de Todos. “Celebro el gesto de Cristina de ungir a otro candidato, porque desengrieta”, dijo.
“No me gusta la grieta, nunca compré ese negocio", afirmó.
“No me gusta la grieta, nunca compré ese negocio", afirmó.

En medio de un denso clima de elecciones, el precandidato a jefe de Gobierno porteño por el Frente de Todos, Matías Lammens, cuestionó al Gobierno al asegurar que “empuja permanentemente a la grieta”.

“No me gusta la grieta, nunca compré ese negocio. Veo una sociedad a la que empujan a la grieta. Por eso celebro el gesto de Cristina de ungir a otro candidato, porque desengrieta”, sostuvo el presidente de San Lorenzo. En diálogo con Radio La Red, el postulante opositor advirtió que “nada bueno puede salir de ahí”.

Asimismo, Lammens se refirió a la fórmula presidencial del Frente de Todos, integrada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner: “El protagonista central hoy es Alberto. En caso de ganar, no tengo ninguna duda de que va a gobernar él. Con muchos de los sectores de poder con los que está enfrentada Cristina tiene buena relación”.

Finalmente, el precandidato a jefe de Gobierno porteño contó los motivos que lo llevaron a ingresar a la política. “Siempre tuve inquietud y vocación política, pero nunca sentí la necesidad de participar como ahora. Lo que se va a poner en juego en octubre es el proyecto de país: la situación es muy compleja, la gente la está pasando mal, los datos macroeconómicos son preocupantes”, manifestó.

Y concluyó: “Para mí sería más cómodo quedarme en mi casa mirando por la tele el devenir de los hechos. Pero la única forma de cambiar la realidad es a través de la política”.