Luego de las revelaciones, el ministro quedó cada vez más complicado.

El Frente Renovador salió a exigir la renuncia del ministro de Finanzas, Luis Caputo, luego de que se conociera que fue accionista mayoritario de sociedades offshore en las Islas Caimán y Miami antes de asumir en la función pública y que ocultó esa información en las declaraciones juradas que presentó ante la Oficina Anticorrupción.

El diputado nacional y ex titular de la Unión Industrial Argentina (UIA) Ignacio De Mendiguren señaló que es “inaceptable” que un funcionario “con antecedentes” como Caputo sea quien “maneje las finanzas del país” y señaló que esto se potencia por “su condición de representante del país ante el G20 y el puesto que ocupa” en el Gabinete.

“Que haya evidencia de algo que él había negado, relacionado con el lavado de dinero en paraísos fiscales, implica que no puede seguir en el cargo”, sentenció el legislador después de que el equipo argentino que investiga los Paradise Papers revelara documentos de la Comisión Nacional de Valores de los Estados Unidos que lo comprometen.

Caputo entre agosto de 2009 y julio de 2015 tuvo el 75% de las acciones de la sociedad Princess Internacional Group. A través de esta compañía, el ministro era el dueño de entre el 50% y el 74% de otra offshore: Affinis Partners II, y dueña de Noctua, una gerenciadora de fondos de inversión.

La estructura societaria de Noctua funciona como las Mamushka: una sociedad dueña de otra sociedad que controla a otra sociedad. ¿Cuánto dinero se movió por esos fondos? Según la SEC, administraron alrededor de US$251 millones.

Desde el máximo también instaron a la Oficina Anticorrupción a que investigue con celeridad el caso y que emita una declaración para saber si Caputo cometió algún delito.

Este pedido se suma al del bloque de diputados del Frente para la Victoria-PJ que lo citará a que de explicaciones en el Congreso, según lo adelantó el legislador, Agustín Rossi.