El organismo advirtió que los comicios representan un “riesgo” que puede minar la confianza de los inversores y consideró que la campaña podría “reducir el apetito” de reformas que el organismo le reclama al Gobierno nacional.
En febrero llegará una nueva misión del Fondo Monetario al país.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que la incertidumbre relacionada con los comicios de octubre es un “riesgo” que puede minar la confianza de los inversores y se mostró preocupado porque la campaña electoral “podría reducir el apetito” de reformas que el organismo le reclama al Gobierno como la jubilatoria y la laboral.

El diagnóstico fue presentado por el responsable del Departamento para el Hemisferio Occidental del Fondo, Alejandro Werner, en una conferencia de prensa en Washington. El análisis no modificó sus proyecciones para el país para este año. Sin embargo expuso la inquietud que tiene el Fondo sobre el resultado de las presidenciales.

Leé también:  Argentina, el cuarto país del mundo con la mayor inflación

“Donde vemos el efecto de la incertidumbre política sobre las perspectivas de la economía argentina es básicamente en la medida que los inversionistas tienen que ver qué pasará a largo plazo”, señaló Werner y planteó que la incógnita está en qué sucederá si pierde el macrismo y el kirchnerismo vuelve a la Casa Rosada.

“Los inversionistas no solo tienen que ver cómo se comportará la economía argentina en los próximos 6 u 8 meses sino en 24 y 36 meses”, señaló y agregó: “Claramente cuál va a ser el marco de política que va a regir en la Argentina a partir del 2020 va a ser muy importante para una persona que quiera invertir en la Argentina la próxima década”.

Leé también:  El FMI recomienda subir la edad jubilatoria y reducir los haberes iniciales

El FMI en marzo próximo desembolsará otros U$S11 mil millones en el país que serán, por un lado un respaldo presupuestario para el Gobierno y, por el otro, un claro gesto de apoyo político en un año clave.

El organismo este viernes volvió a destacar “el plan de estabilización del gobierno” y dijo que “ayudó a atenuar las turbulencias financieras” y “estabilizar el tipo de cambio”.

Para Werner “las expectativas de inflación van a bajar lentamente porque están alrededor del 28% o el 27% para el 2019, según los analistas. Sin embargo, una caída de la inflación de una tasa más cercana al 50% a una tasa del 28 o el 27%, no es una caída lenta. Creo que va a reflejar la política monetaria tan consistente que se ha venido implementando, la estabilidad cambiaria que hemos visto”.