Marcelo Italiano es director de cine y participó del evento: “Puedo vivir las diferentes experiencias del arte, delante o detrás de cámara, arriba o debajo de un escenario”, cuenta.
EN EL FECINEU VISUALIZÓ MÁS DE 1.000 PROYECTOS DE TODO EL MUNDO.

Tres, dos, uno acción: Marcelo Italiano, director de la Escuela de Cine y Medios Audiovisuales CreArteCine, representó a su institución y a Lomas en el Festival Internacional de Cine Independiente, llamado Fecineu y llevado a cabo en Neuquén, donde participó siendo jurado de los más de 1.000 proyectos de distintas partes del mundo. Además, dictó un seminario para los presentes.

“Fue un honor haber sido convocado por Fecineu. Tuve la experiencia de ver un montón de material que sólo en un festival de esta magnitud existe la posibilidad de observar”, contó con orgullo el lomense, único representante de Buenos Aires (exceptuando Capital Federal). A su vez, aseguró que, debido a la cantidad de proyectos recibidos, hubo que preseleccionar los materiales para mostrarlos y premiarlos.

La finalidad del festival fue promover el arte y la diversidad de las culturas. “Con mi profesión y conocimientos puedo vivir las diferentes experiencias del arte, ya sea delante o detrás de cámara, arriba o debajo de un escenario”, argumentó el joven.

Ya en su lugar preferido, sentado en una silla negra que posee la inscripción “director” en su respaldo, Marcelo contó qué es CreArteCine y lo que significa para él la escuela que lo llevó a ser parte del FECINEU: “Es un establecimiento en el que se enseña y se aprende desde la experimentación de las artes audiovisuales, desde un lugar diferente a lo tradicional. Un sueño que siempre tuve y que en 2012 lo pude concretar”.

Leé también:  “Pistolero”, un homenaje a los bandidos rurales

Graduado en la Universidad de San Martín, afirmó que el teatro argentino es maravilloso: “Es el país en donde hay mayor cantidad de propuestas artísticas, con diversidad. Contamos con muchas personas que les gusta hacer teatro y eso es admirable”. Reconocido amante del arte independiente, donde se puede percibir el trabajo humano y el esfuerzo del producto final, se lamentó por la situación actual por la que atraviesa el país: “Es un gran problema el precio de las entradas, la gente tiene que priorizar otras cosas antes de ir al teatro”.

Marcelo Italiano brinda seminarios en su escuela, personalizados y adecuados a las peticiones de los alumnos, como por ejemplo clases de fotografía. Además, dicta clases de teatro en “Espacio Estelar”, ubicado en Longchamps y en la Municipalidad de Almirante Brown mediante la Casa de la Cultura de Adrogué.

“CREARTECINE ES UN SUEÑO QUE SIEMPRE TUVE”, EXPLICÓ MARCELO.

SUS COMIENZOS Y SU FORMACIÓN. “Cuando tenía 7 años, la maestra del colegio le dijo a mamá que me mande a realizar alguna actividad porque era muy introvertido y vergonzoso. Por esas casualidades de la vida, al actor Germán Kraus le falló el auto en la puerta de la remisería de mi papá y, por ayudarlo sin saber quién era, le ofreció una beca para su escuela de teatro”, relató Marcelo sobre sus comienzos en el mundo artístico. Inmediatamente explicó sus sensaciones: “Fue el primer lugar que recuerde que me sentí cómodo, que nadie me juzgaba, me podía expresar. Ahí descubrí que el teatro era mi forma de vida y nunca lo dejé”.

Leé también:  “Pistolero”, un homenaje a los bandidos rurales

Durante su infancia y a medida que llevaba adelante las prácticas de la actuación, Marcelo le pedía a su madre para anotarse en castings. Gracias a eso, logró participar en publicidades y distintos programas televisivos, como el recordado “Cebollitas”, emitido por Telefé en 1997 y 1998: “A pesar de que no me gusta el fútbol, superé las pruebas y me contrataron para hacer de Sammy, el arquero suplente, que tampoco le gustaba el deporte. Estaba muy contento, pero fue difícil y demandaba mucho sacrificio, ya que iba al colegio y después viajaba a Martínez a grabar hasta la noche, de lunes a sábados”.

“Sabía que la actuación no me daría estabilidad laboral, entonces cuando terminé la secundaria comencé la carrera de Dirección de Medios Audiovisuales junto con las materias pedagógicas para poder dar clases. Me llamaba mucho la atención el detrás de cámara”, manifestó el joven de 33 años acerca del giro profesional que decidió para su futuro, sin dejar de lado la actuación como eje principal.