El Presidente electo habló minutos antes de asumir y resaltó que el país "va a cambiar".
Antes de las 11 de la mañana Alberto Fernández partirá hacia el Congreso.

Minutos antes de asumir la Presidencia, Alberto Fernández advirtió una vez más sobre la complicada situación económica que atraviesa la Argentina, aunque resaltó que desde hoy “el rumbo que tenía el país va a cambiar”, después de cuatro años.

“El escenario que tenemos es muy feo. Es una situación muy difícil por donde se la mire: al pensar que 4 de cada 10 argentinos son pobres uno se da cuenta de la dimensión del conflicto”, afirmó y agregó: “Como el problema es grande, tendremos que ir despacio”.

Todavía en su departamento de Puerto Madero, antes de partir hacia el Congreso para el traspaso de mando, Fernández se tomó unos minutos para dar una entrevista a Radio Con Vos y trazó un balance general sobre el estado en el que se encuentra el país.

Leé también:  Alberto Fernández: "La memoria no se puede robar ni destruir"

El futuro mandatario insistió con el problema que representa la deuda y advirtió que “lo que Macri llamó reperfilamiento las consultoras internacionales lo llamaron default técnico”.

A partir de este martes todas las miradas estarán puestas en la decisión que tomará el nuevo Gobierno al respecto y las medidas que tomará en materia económica.

Si bien evitó dar precisiones sobre su programa, el futuro Jefe de Estado utilizó una metáfora para explicar el rumbo que su Gobierno va a implementar. "Lo que hay que hacer es que la gente desde el primer día sepa que cambia el chofer de colectivo, que iba a 200 kilómetros por hora por un precipicio. Ahora frenó y empezó a girar”, sugirió.

Leé también:  Presionado, Larreta suspendió aumentos en subtes y peajes

En ese sentido, destacó que la recuperación económica "va a demandar días, tiempo, pero va a llegar: más pronto que tarde va a llegar". "No vamos a tener que dejar pasar uno, dos, tres semestres. Rápidamente se van a dar cuenta de que los que están en el Gobierno se están ocupando de ellos", añadió.

Consultado sobre cuáles van a ser las promesas con las que se comprometerá los próximos cuatro años, Fernández fue tajante: “No creo en la política de la promesa. Hablemos menos y hagamos más. Voy a trabajar incansablemente par que haya menos pobres en Argentina y todos tengan más trabajo. Voy a trabajar incansablemente para que la deuda no nos postergue. El tiempo dirá cuánto logré de lo que quise hacer: tengo una suerte enorme, millones de argentinos quieren lo que quiero yo”, sentenció.