Osvaldo y Dalal se enorgullecieron con la tarea de su hija Yamilé, una de las tripulantes que trabajó para traer a argentinos varados en el mundo debido al Coronavirus, y recordaron a Marcelo, soldado fallecido en la Guerra de Malvinas.
Dalal y Osvaldo recuerdan con mucho cariño a su hijo caído en Malvinas.

Osvaldo Massad y Dalal Abd son dos vecinos banfileños que hacen enorgullecer al partido de Lomas. Por su lucha y entereza ante las adversidades que le supo propinar la vida, ya que hace 38 años perdieron a su hijo Marcelo Daniel, soldado que defendió la patria en la Guerra de Malvinas. Pero el destino quiso que Yamilé, otra hija del matrimonio que trabaja para Aerolíneas Argentinas, fue una de las encargadas de repatriar a los argentinos varados por el mundo debido al Coronavirus, luego de conocerse el cierre de las fronteras y la posterior cuarentena obligatoria.

El 11 de junio de 1982 cambió la vida de ambos para siempre al enterarse de la caída de su hijo en la Guerra de Malvinas frente a los ingleses. “Cuando a Marcelo le dieron la orden de repliegue, lo primero que pensó fue en los soldados que estaban en avanzada. Y así lo hizo, siguió su instinto de ayudar y sintió que era su deber de avisarle a sus compañeros, pero no logró volver”, detalló, con un tono de voz quebradizo, su madre Dalal.

Leé también:  Lomas: recorren los barrios para detectar en el acto posibles casos de Coronavirus y prevenir el contagio

La tarea de Osvaldo, desde ese entonces, fue ser un sostén para su familia: “Era el que más fuerte estaba mentalmente, pero por dentro sentía una enorme tristeza. Tenía el deber de apuntalar a todos y darles el respaldo que necesitaban, porque la vida continuaba, aún con ese dolor”. Rápidamente añadió: “Así como él luchó por la patria, nosotros debíamos hacerlo acá, en el continente. Gracias a Dios a los que nos acompañaron, pudimos salir adelante”.

Durante el trabajo de repatriación.

“Coco”, como es conocido por el vecindario, indicó que no pensó que el 2 de abril iba a ser una fecha de tanta importancia en su vida como en la de sus seres queridos: “Como padre de familia me siento orgulloso, tanto de mi esposa como de mis hijos. Sí dolorido por la ausencia de Daniel, pero sé que murió con gloria y por la patria, que es lo más sagrado”. Marcelo Daniel ya descansa en paz en el Cementerio de Darwin: es uno de los soldados identificados y en su tumba yace su nombre y apellido.

Cabe destacar que los Massad integran, desde hace 38 años, la Comisión de familiares de caídos en Malvinas. “Desde que reconocieron el cuerpo, mi hija Karina pudo visitar a su hermano. Espero que pronto sea el turno de Yamilé, que todavía no tuvo la posibilidad. Son muchos los familiares que quieren viajar a ver a Marcelo”, reconoció Abd.

Leé también:  Desde anoche, otras dos personas murieron por Coronavirus

“Yamilé había vuelto de Roma y cuando comenzó la convocatoria para traer a los argentinos varados, ella dijo ‘yo quiero ir porque es mi deber como trabajadora’”, contó la mujer, ya mirando al presente, sobre la decisión de su hija de socorrer a los que necesitan ayuda, aunque reconoció que es una situación difícil de sobrellevar.

Amor es la receta que utilizaron Dalal y Osvaldo para criar a sus tres hijos. “Banfield ha sido una familia más para nosotros, nos acompañaron en todo momento. Nuestros amigos también siempre estuvieron para lo que necesitamos”

En tiempos de esta pandemia, que llegó de improvisto y llamó la atención de todo el globo terráqueo, el hombre de 85 años dejó un mensaje para los argentinos: “Como dijo el Presidente, esto es una guerra y hay que saber luchar. Poner el pecho y ser fuerte para afrontarla. Dios mediante, esto será pasajero y terminará. Lo que le recomiendo a la gente es que tenga tranquilidad”.