El desplome en julio fue del 5,8% y se hizo sentir en todos los rubros.

Uno de cada siete comercios tuvo una caída en su facturación, según CAME.

Las ventas de los comercios pyme finalizaron julio con una caída de 5,8% frente a igual mes del año pasado y acumulan así una baja de 3,2% en los primeros siete meses del año, según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

El derrumbe del poder adquisitivo y el estancamiento de la economía que aún agrega una cuota de cautela en los clientes a la hora de concretar una compra consumó la baja en las ventas, “a pesar de que hubo muchas ofertas y liquidaciones”, destacaron desde la entidad.

Leé también:  La producción pyme volvió a caer en octubre

Las caídas más fuertes por provincias ocurrieron en Salta, Jujuy, Chaco, Tierra del Fuego, Catamarca, La Rioja, Santiago del Estero y Ciudad de Buenos Aires, con bajas mayores a 10% en el promedio de los 19 rubros relevados.

Las ciudades de frontera se vieron menos perjudicadas porque el tipo de cambio más alto desactivó compras a países vecinos.

“El dólar, más quieto, fue un dato positivo, porque evitó que la gente destine su liquidez a comprar divisas, pero las tarjetas cargadas y las pocas oportunidades de cuotas sin interés retuvieron al consumidor”, detalló CAME.

En tanto, se notó menor liquidez en la calle porque durante las vacaciones de invierno el gasto “se orientó a hotelería, transporte, gastronomía, cultura o recreación, postergándose para ello las compras de bienes como indumentaria, electrodomésticos, calzados, muebles y otros rubros, donde las bajas fueron acentuadas".

Leé también:  Las ventas en los comercios minoristas se desplomaron un 7,1% en noviembre

Según el relevamiento de CAME en julio solo el 23,2% de los comercios consultados tuvo alzas anuales en sus ventas (en junio 24,3%, en mayo 25,8% y en abril el 32,8%). En cambio, afirmó que el 69,1% tuvo variaciones negativas y el 7,7% se mantuvo sin cambios