Juan Carlos Avalos Molina pasó por muchas circunstancias antes de tomar la decisión de irse y asegura que extraña todos los días su barrio y sobre todo a la gente.
Es hincha de Banfield y trabaja en un restaurante que sirve la mejor carne de Argentina.
Es hincha de Banfield y trabaja en un restaurante que sirve la mejor carne de Argentina.

La nostalgia es una de sus fieles compañías ya que al hablar de Lomas, el chef Carlos Avalos Molina que, desde 2003 se fue a trabajar a Palma de Mallorca, se muestra emocionado y con ganas de transportarse inmediatamente al Barrio Galicia donde vivió por tanto tiempo o para pasear por la Plaza Grigera que tanto extraña.

“Nunca pude volver y eso me da tristeza, igual siempre estoy en contacto con muchos amigos de Lomas que me cuentan lo lindo que está todo por allí. Lo cambiada que está la Grigera y la zona de las Lomitas entre otros lugares”, comentó desde España este vecino que además tiene una historia muy particular porque perdió sus padres de muy chico y eso lo llevó a tener que trabajar en la calle.

“Me dieron un lugar en la parada del 266 y en el andén uno de la estación de tren de Lomas. Vendía garrapiñada, churros y bolitas de fraile”, recordó sobre aquellos tiempos.
Nunca dejó de estudiar y termino el secundaria en una escuela nocturna. “Cuando uno toma la buena senda, se logran cosas inimaginables como me pasó a mi”.

Leé también:  Llega a los 90 años impecable y revela los secretos: vino, amor y estar activo

Hoy, Juan Carlos trabaja en uno de los mejores restaurantes de Mallorca llamado Malbec donde se sirven las mejores carnes de Argentina y además este año encara un proyecto sumamente importante para su vida profesional. “Voy a trabajar con la familia de Rafael Nadal que tienen restaurantes acá en la ciudad y para ello me estoy preparando duro. Estoy haciendo un master en alta cocina porque hay que estar 100% capacitado”, contó sobre lo que se viene este año para el lomense que comenzó su carrera en el mundo de la gastronomía como mozo en el Círculo Católico de Obreros de Lomas. Luego logró tener su propio restaurante, pero un hecho de inseguridad lo obligó a irse del país.

Leé también:  Pepe Lareo, el ferretero que se convirtió en el consejero de los vecinos

“Soy hincha de Banfield y siempre está presente Lomas en mis días. Extraño un montón, sobre todo a la gente aunque algunos amigos vienen una vez al año y me traen un pedacito de Lomas”, dijo y agregó que ya mandó a diseñar chaquetas de chef con el escudo de local: “Van a estar en todos lados, porque en poco tiempo voy a ir trabajar al Hard Rock Café de Londres con esas chaquetas”, aseguró.

Juan Carlos perdió a su hermana y era la persona que más amaba y la que lo esperaba en Lomas, por eso le cuesta volver y enfrentar esa realidad: “Creo que eso es lo que no me deja regresar porque es duro para mi, pero igual quiero ir y siempre sueño en poder encarar un proyecto laboral con mis amigos de confianza”, auguró el lomense que contó que a través de La Unión sigue las noticias todos los días.