Si el clima acompaña, obtendrán US$3 mil millones más que el año pasado. La soja y el maíz le asegurarán un gran caudal de divisas al Estado por las retenciones.

MAIZYSOJA

El sector agropecuario cerró otro año con buenas perspectivas para los cultivos tradicionales. La soja y el maíz podrían obtener una nueva cosecha récord durante la campaña 2014, con un área sembrada que alcanzará las 20,8 millones y de 5,7 millones de hectáreas, respectivamente.
De esta manera, si las condiciones climáticas acompañan, para los próximos 12 meses la actividad prevé obtener una facturación bruta de US$75 mil millones, es decir US$3 mil millones más que en 2013.
Pese a las tensiones entre las principales patronales de la Mesa de Enlace y el Gobierno, el sector sigue representando una importante tajada en la matriz económica argentina: según un relevamiento del Movimiento Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA), el agro
es responsable del 60% de las exportaciones, del 45% de la recaudación tributaria nacional, y está integrado por 276 mil establecimientos familiares.
“Nadie duda de que habrá crecimiento en el campo”, afirmó Ricardo Negri, técnico de CREA, que
recientemente presentó un informe sobre “el potencial del campo para el desarrollo de Argentina”.
Para los próximos años, el sector estima que ha-brá una significativa expansión de la actividad en todos sus rubros y que para 2020 la facturación rondará los US$100 mil millones, una mejora de casi el 40%.
Al mismo tiempo, el estudio precisó que, de mantenerse las actuales tendencias, Argentina alcanzará en seis años una producción de granos que estará entre los 124,1 y las 157,7 millones de toneladas: si se la compara con los registros de 2012, representa un crecimiento
de entre el 41% y el 79%.
Hoy, la producción de alimentos de Argentina alcanza para dar de comer a “441 millones de personas”.
El objetivo del Gobierno está apuntado en diversificar los cultivos y aportarle competitividad a las economías regionales. “Actualmente se encienden algunas alarmas, la industria azucarera sufre la caída de los precios internacionales, el sector de la yerba mate está enfrascado en una disputa de precios en la cadena de comercialización; productos como los cítricos en el Litoral tuvieron un año marcado por el aumento de costos e inconvenientes con el tipo de cambio”, apuntó
el economista Alejandro Rofman.
Ahí, el Ministerio de Agricultura busca intervenir para evitar especulaciones y fomentar a las pequeñas y medianas empresas de cada región.