El precandidato del Frente Renovador dio detalles de la charla telefónica que tuvo con Mauricio Macri y aseguró que el acuerdo de 10 puntos impulsado por la Casa Rosada es “una operación” para “distraer y dividir” a la oposición.
Massa dijo que “Argentina necesita políticas de Estado, no marketing”.

Con duras críticas al Gobierno, el líder del Frente Renovador y uno de los precandidatos a presidente de Alternativa Federal, Sergio Massa, aseguró que el acuerdo de 10 puntos impulsado por la Casa Rosada es una “operación” para “distraer y dividir” a la oposición y consideró que “Argentina necesita políticas de Estado, no marketing electoral”.

Luego del diálogo telefónico que mantuvo el sábado por la mañana con el Presidente, Massa dio algunos detalles de la charla y señaló que el Poder Ejecutivo tuvo “un mal comienzo” en su propuesta. “El diálogo no se hace a través de filtraciones de prensa y los acuerdos no se construyen por WhatsApp”, sentenció.

Leé también:  Nafta: no hubo acuerdo con las petroleras y el Gobierno dictará la ley de Abastecimiento

“El gobierno sigue generando desconfianza, cuando lo que necesitan los argentinos es totalmente lo contrario: confianza, certeza y previsibilidad”, apuntó el precandidato a presidente que consideró que “no hay opciones de diálogo sin honestidad y sinceridad”.

El jueves pasado, el oficialismo filtró a los medios de comunicación que estaría negociando una declaración conjunta de 10 puntos con Juan Manuel Urtubey, Miguel Pichetto, para llevar estabilidad al escenario político y económico. No obstante la mayoría de los actores convocados por el Gobierno tomó distancia de la propuesta de la Casa Rosada.

La respuesta de Massa fue contundente. “El Gobierno no tiene ninguna voluntad de corregir el rumbo, solo quiere que nos hagamos cargo de su fracaso”, disparó. Y continuó: “Es un Gobierno terco, que repite una y otra vez: ‘no hay otro camino, es por acá’.

Leé también:  Macri bajó el tono y les pidió a sus funcionarios "ponerse en el lugar" de quien no votó a Cambiemos

Para el líder del Frente Renovador la declaración, además, no es otra cosa que un listado de buenas intenciones. “No son propuestas de políticas reales y concretas, no buscan solucionar las urgencias de la Argentina, sino evitar el debate”, precisó.

“Argentina necesita que lleguemos a un compromiso que fije el rumbo de los próximos cinco meses. Este acuerdo fundamentalmente debe estar centrado en medidas inmediatas y urgentes para paliar la grave situación económica y social de la mayoría de los argentinos. El mercado necesita señales; los argentinos necesitan respuestas”, dijo.

Y sostuvo que “lo natural y lo esperable” sería que el Presidente lidere las negociaciones, que “buena parte del Congreso” participe y que “una porción importante de la sociedad” se sienta representada; sino, aclaró, “no habrá acuerdo, no habrá salida a la crisis”.