Docentes y familiares marcharán desde la Plaza Grigera hacia la sede de la obra social, desde las 11.30, para pedir justicia por la maestra lomense que falleció en 2018 cuando se le negó la medicación para tratar un cáncer.
Durante la movilización del año pasado con banderas negras, pancartas y carteles. 

Hoy se cumplen dos años de la muerte de la docente lomense Gabriela Ciuffarella, que en 2017 fue diagnosticada de un cáncer que no pudo afrontar por la desidia de IOMA, que le negó los medicamentos. Familiares y agrupaciones sindicales movilizarán hoy desde las 11.30, de la Plaza Grigera hacia la sede local de la obra social para redoblar el pedido de justicia.

Gabriela Ciuffarella murió en 2018 luego de la obra social del estado le negara los medicamentos.

UN CASO, UN SÍMBOLO. Gabriela falleció en la madrugada de un día como hoy de 2018, a causa de una descompensación tras haberse extendido la patología que sufría y después de que la obra social le negara la entrega de una droga.

En mayo de 2017 le habían diagnosticado “mieloma múltiple”, un tipo de cáncer de la médula ósea, y en diciembre le recetaron una medicación -llamada Carfilzomib- que era necesaria para su tratamiento pero la obra social se lo negó y tras dos meses de espera, falleció sin recibirla.

Estuvo internada una semana en la Clínica Espora de Adrogué con pérdida de conocimiento y luego ingresó en el Hospital Santojanni con neumonía, causada por el mieloma múltiple, y metástasis de pulmón.

Los docentes y amigos organizados por la Comisión de Familiares, Trabajadores y Afiliados de IOMA saldrán a exigir justicia ante “el abandono” de la obra estatal y “por las 23 muertes que le sucedieron a Gabriela”. También se levantarán las banderas de "justicia por "Sandra y Rubén" y por otras víctimas del abandono por parte del Estado.

El año pasado, hubo una gran movilización. Entonces, Luis, hermano de Gabriela, sostenía: “Mi hermana tenía 46 años, toda una vida por delante. No les importó. Ellos piensan que como una persona con cáncer tiene muchas posibilidades de morirse y que no vale la pena gastar plata en alguien que al final se va a morir”.