Hace una década fallecía este genial artista, que tuvo un enorme talento y popularidad, y que también fue a la Justicia por las denuncias de abuso de menores en su contra. Un repaso por su carrera que arrancó con la música afro y llegó al pop y a las baladas.
La consagración definitiva llegó con “Thriller”.

Michael Jackson fue uno de los mayores exponentes del pop y de la música negra en los últimos 50 años, y también se acredita en su biografía una serie de denuncias de abuso sexual de menores en su contra.

Este artista, con sus luces y sus sombras y sus fantasmas a cuestas, fallecía hace una década, el 25 de junio de 2009 en su mansión de California, a causa de una sobredosis de medicamentos, cuando tenía sólo 50 años.

La muerte del “Rey del Pop” ocurrió cuando preparaba una nueva serie de presentaciones que buscaban relanzar su carrera, después las duras acusaciones que opacaron su estrella y lo llevaron ante la Justicia.

Sin embargo, las sospechas acompañaron al artista desde 1993, cuando se escuchó públicamente la primera acusación.

La elección de los chicos como habitual compañía despertó sospechas y finalmente fue acusado de abuso,  a pesar de haber sido absuelto en un controvertido juicio a mediados de 2000.

Michael tuvo tres hijos, que merecen un capítulo extra en su vida personal. Paris y Prince Michael I son hijos de Debbie Rowe, enfermera con la que Michael Jackson se casó luego de divorciarse de Lisa Marie Presley, en 1996, tras un breve matrimonio.

Mientras que la identidad de la madre de Prince Michael II, su tercer hijo, se desconoce hasta la actualidad.

UN INICIO EN FAMILIA. Mucho antes de la fama y de estas acusaciones, bajo el ala del abusivo padre Joe, los Jackson 5, con el pequeño Michael como principal estrella, se convirtió en una de las sensaciones de Motown, un sello de ritmos negros para un público masivo blanco.

El grupo fue un furor por sus simpáticas coreografías y cuidados arreglos vocales, con los castigos físicos impuestos por Joe cuando algo no salía bien. A pesar del contexto, Michael se destacaba por sobre sus hermanos y comenzó su carrera solista con una serie de cuatro discos de relativo éxito entre 1972 y 1975.

El éxito llegaría cuando, ya separado del grupo y del sello Motown, se asoció al productor Quincy Jones, para el disco “Off the wall”, de 1979.

La consagración definitiva llegó con “Thriller”, con la canción homónima, “Beat it” y especialmente “Billy Jean” como hits radiales y con logrados clips. El benéfico proyecto “USA for Africa” también alimentó este éxito.

La imagen de Michael sufrió cambios por una supuesta enfermedad ligada a la pigmentación de su piel y de una serie de cirugías que le quitaban rasgos afro a su personalidad.

En paralelo, su música se alejó de los ritmos de la música negra con los que había arrancado su carrera para acercarse al pop y a las baladas.

Con discos de gran suceso, como “Bad” y “Dangerous”, y otros de menos relevancia, Michael nunca descendió de la cima y recorrió el mundo en maratónicas giras, como la que lo trajo a Argentina en octubre de 1993, para colmar tres conciertos en el estadio de River Plate.