Con apenas 13 años representará al club banfileño en la próxima cita mundialista en Tecnópolis.

De Vita viene se consagrarse campeón en lucha en el Torneo Provincia de Buenos Aires.

Nahuel De Vita, con apenas 13 años, es uno de los nombres propios que tiene Defensores de Banfield, cuna de grandes deportistas, dentro de sus filas. Sus buenas actuaciones arriba del tatami así lo demuestran. Y en un mes, sumará un logro más, algo que será histórico y difícil de olvidar para el club: se transformará en el primer representante del Defe en un Mundial de taekwondo.

Este joven, integrante de la Escuela Centro ITF, entrena en las instalaciones del Defensores con Omar Reebeg, director de la escuela, como entrenador y logró su boleto mundialista tras brillar en los duros y exigentes torneos selectivos, clasificatorios para el evento que se hará en Tecnópolis a partir del 31 de julio. Y allí, De Vita tuvo una actuación destacada, fue el que más puntos sacó y se clasificó en el primer lugar en lucha de la categoría Juveniles A.

Leé también:  Nicolás Britez convocó a sus alumnos a una práctica virtual

“Lo vemos muy bien, se esfuerza al máximo y se está preparando con todo, con un entrenamiento muy duro. Nosotros tenemos mucha fé, pero será un torneo muy exigente, con los mejores del mundo”, señaló la profesora Micaela Cuellar.  “Este logro pone al club en lo más alto. Para todos es muy importante y nos llena de orgullo lo que consiguió Nahuel”, agregó.

Y para que el joven De Vita compita en el Mundial, el club también aportó su granito de arena, ya que lo ayudaron económicamente para los selectivos y para afrontar la inscripción al torneo. Sin eso, a pesar de haberse clasificado, no hubiese podido competir. “Estamos muy agradecidos a la comisión directiva”, señaló Cuellar.

Leé también:  Nicolás Britez convocó a sus alumnos a una práctica virtual

A este Mundial, De Vita llega en buenas condiciones y así lo demostró en el Torneo Provincia de Buenos Aires, en el que se consagró campeón en lucha. Pero no fue el único. Allí también festejaron otros representantes del Defensores e integrantes de la Escuela Centro ITF: Cuellar, que volvió a competir este año tras una dura lesión, fue subcampeona en forma y Rodrigo Salazar fue campeón en lucha y tercero en forma.

De la mano de De Vita, Defensores de Banfield dará un paso más hacia adelante y pondrá su nombre en lo más alto del taekwondo.