Durante la decimoquinta edición de los premios Orgullo de Ser de Lomas, el Municipio reconoció a un nuevo grupo de hombres y mujeres que realizan una labor fundamental en el ámbito social, educativo, cultural, deportivo y solidario.

Hay mujeres y hombres que son ejemplos silenciosos de generosidad, esfuerzo y dedicación. Durante la decimoquinta edición de los premios Orgullo de Ser de Lomas, el Municipio reconoció a un nuevo grupo de vecinos que se destacan en el ámbito social, educativo, cultural, deportivo y solidario.

como en cada edición, el teatro del municipio estuvo colmado por vecinos y familiares.

El tradicional encuentro en el Teatro ubicado en Manuel Castro 262 fue el segundo de este año y tuvo a los 20 protagonistas de distintas edades en el escenario. Tras la proyección de videos en los que relataban sus historias de vida, los familiares e invitados aplaudieron y se emocionaron. Ya son casi 300 las personas que recibieron la plaqueta como símbolo de gratitud por su labor.

ya son 300 los vecinos de distintos barrios que recibieron la plaqueta como símbolo de gratitud por su EJEMPLO.

“Estas historias, como las centenares que hemos premiado, son orgullos nuestros, pero también un modo de recordar lo que somos. En nombre del intendente, Martín Insaurralde, les damos las gracias por acompañarnos y compartir la alegría, emoción, tristeza y todas las expresiones culturales, deportivas y de trabajo que representan nuestros héroes”, expresó el jefe de Gabinete, Guillermo Viñuales, quien fue el anfitrión de la jornada.

Leé también:  Santiago Muñiz, junto a un seleccionado de guitarristas, en Lomas

Los primeros homenajeados fueron Silvia, una docente que se jubiló de la Escuela N°55 de Llavallol; Derlis, vecino paraguayo que desde su programa de radio difunde las actividades de la delegación y ayuda a la colectividad con los trámites del DNI; y Viviana, docente del Jardín Comunitario Conejo Saltarín, de Albertina, y protagonista del libro “Patas Sucias”, que cuenta las experiencias en la organización FOC.

“Estoy sumamente conmovido y todavía no puedo salir de la emoción. Quiero agradecer a toda la gente que ayudó a que la Escuela de Comedia Musical hoy sea una realidad”, remarcó José Bruno, director de la institución que funciona en el Centro Cultural El Ceibo, ubicado en Banfield Este.

fue la segunda entrega de orgullos de 2019.

Héctor Bonino, un reconocido fileteador porteño con muchos años de experiencia y que vive en Lomas desde los 3 años, fue otro de los reconocidos en el evento. “La pasé muy bien, me siento orgulloso de ser de Lomas y lo principal de todo esto es que vemos a mucha gente que trabaja por la comunidad y que hace grande a la ciudad”, señaló.

Leé también:  El Almacén de Carlitos, 40 años al servicio del vecino

A su vez, hubo premios para Gonzalo, entrenador de Rugby Social Lomas que enseña en el Parque de manera gratuita y tiene alumnos y alumnas de todas las edades; Agustín Peterino, atleta lomense discapacitado que integra la Selección Nacional y participó de varios torneos internacionales; y Dalal y Coco Massad, padres del excombatiente de la Guerra de Malvinas, Marcelo Daniel Massad, quien fue vecino y arquero del Club Atlético Banfield.

“Llegar a la cruz dónde sabíamos que estaba Dani fue un encuentro con él. Las lágrimas que derramamos ahí fueron con mucho amor”, contaron Dalal y Coco, que el año pasado viajaron a las Islas para participar de una ceremonia en el Cementerio de Darwin, donde por primera vez pudieron visitar la tumba de su hijo.

Rocío y Mary, que tienen un comedor en el Barrio El Campanario de Llavallol en el que le preparan la cena a más de 50 chicos, fueron también reconocidas, al igual que Gustavo, cocinero del Instituto de Discapacitados y Adultos Mayores (Imdiam) que, tras quedar viudo, empezó a cortar el pasto y luego tuvo la idea de hacer una pizzería en su casa para darle un buen futuro a su hijo.