El cruce había sido cerrado el 4 de noviembre por obras. Los trabajos en principio iban a durar un mes, pero se extendieron más de lo esperado. Hay quejas de los vecinos.
La barrera de la avenida San Martín conecta la avenida Espora con Hipólito Yrigoyen.

El reclamo de los vecinos finalmente se hizo escuchar. Después de 55 días, volvió a quedar habilitada la barrera de la avenida San Martín de la localidad de Adrogué. El cruce había sido cerrado por obras, pero los trabajos que podían durar un mes, según la operadora Trenes Argentinos, se extendieron casi el doble de lo previsto.

El malestar de los automovilistas las últimas semanas fue moneda corriente. Sin otra alternativa rápida para llegar a Hipólito Yrigoyen o Espora, el centro de Adrogué se transformó en un caos. En las horas pico, ya sea por la mañana o por la tarde, la postal de las barreras de Nother o Mitre siempre era la misma: largas filas de autos.

Ahora la situación comenzaría a cambiar. Sin embargo, el alivio no será completo. La gente que pasa todos los días por el lugar denuncia que la obra se terminó “a las apuradas” y que quedaron montículos de piedras y escombros acumulados a los costados y que al menos dos de los cruces peatonales “no están en condiciones”.

“Es una vergüenza. Tardaron dos meses para hacer una lavada de cara y ni siquiera dejaron todo como debían”, se quejó Leonor Villalba, vecina de la zona. Pamela Gladenel agregó: “Hay montañas de escombros alrededor y los vallados quedaron ahí tirados al igual que los restos de los rieles. Espero que pronto quede todo terminado”.

Desde la operadora Trenes Argentinos comentaron que la prioridad fue habilitar el paso para los vehículos y que en los próximos días el cruce quedará “impecable”

Como parte de las tareas en el lugar, se reemplazaron los rieles que estaban deteriorados, se renovó la carpeta asfáltica, se cambió la piedra de balasto.

UNA DEUDA PENDIENTE. En Almirante Brown existen nueve pasos a nivel con barreras automáticas. Cinco están distribuidos en Adrogué, uno en Burzaco, uno en Rafael Calzada, otro en Glew y otro Longchamps. Existe un solo túnel paso bajo a nivel a la altura de Glew, que une Hipólito Yrigoyen con el centro de la ciudad.

Los vecinos y el Municipio de Almirante Brown desde hace años reclaman la construcción de pasos bajo a nivel para agilizar el cruce de uno a otro lado. Sucede que hay días que, por el aumento de la frecuencia de los trenes de la Línea Roca, cruzar de uno a otro lado puede demandar hasta 20 minutos.

Sobre la avenida San Martín se había proyectado la construcción de un túnel, pero la obra nunca avanzó y en 2018 el proyecto quedó paralizado por completo. Tampoco prosperaron los cruces que se habían diseñado para las calles Amenedo y 9 de Julio.

“En Adrogué especialmente necesitamos un paso bajo a nivel. Las autoridades tienen que tomar nota. Perder 10, 20 minutos todos los días en una barrera es una locura. Ojalá en algún momento avancen y puedan construirlo”, cerró Jorge Mancuso, vecino de Adrogué.