El hombre, de Longchamps, trabajaba en el Club de Leones de San José donde juntó dinero para organizar un viaje a Mar del Plata. Esta semana se fugó e intentó llevarse con él a una niña de 11 años.

Padres del Club de Leones denunciaron las estafa.

Matías Damián Scarfo, de 37 años, estafó a decenas de familias de jugadores de diversos clubes de barrio de Almirante Brown. Esta semana fue denunciado por los padres del Club de Leones de San José por robar dinero relacionado con un viaje de competencia a Mar del Plata e intentar secuestrar a una menor.

Según explicaron los familiares, desde hace años el hombre organiza torneos y competencias en Mar del Plata. No obstante, a pesar de viajar a la ciudad balnearia, el hombre no contrataba la totalidad de los servicios para quedarse con una gran diferencia. Al ser descubierto, el vecino de Longchamps decidió fugarse e intentó llevarse con él a una niña de 11 años.

Los padres de los jugadores de cinco clubes de la zona sur pagaron entre $1.300 y $1.750 por cada viaje. Las primeras irregularidades se notaron  en Mar del Plata, donde las cenas no estaban incluidas y debieron pagarlas los profesores. Además, los niños jamás asistieron a ningún partido ni competencia. “No se hicieron partidos y los chicos iban a la playa. No nos decían nada porque pensaban que nos íbamos a enojar con ellos”, explicó una de las madres.

A pocas horas de partir nuevamente a Almirante Brown, el hombre armó sus valijas con la intención de escaparse ya que los pasajes de micro no habían sido comprados. Antes de irse, intentó llevarse a Brisa, una jugadora de 11 años.  “Fue hasta la habitación de mi hija y le dijo que hiciera el bolso que se iban. Mi hija lo comenzó a armar, pero se dio cuenta que era la única que se iba con él. Ahí se imaginó lo que podía pasar”, relató Cristina, la madre de la pequeña.

La niña se negó a ir con Scarfo y gracias a la intervención de otros dos jóvenes logró quedarse. El hombre tenía una relación especial con la pequeña. “Él siempre me agarraba, me abrazaba. Me decía qué linda que estás y a mí no me gustaba que me diga eso”, confesó Brisa a su madre después de este hecho.

Años atrás el acusado, que se encuentra prófugo, ya había estafado a otros grupos de jugadores con la misma metodología.