El Halcón metió gran triunfo en Núñez, sigue invicto y a tres puntos del líder Racing. River pasó de la algarabía al desconcierto total. Jugó mal y quedó lejos. Matías Rojas clavó de tiro libre la victoria del equipo de Florencio Varela, revelación del campeonato.
Lucas Pratto no tuvo chabces de gol y fue reemplazado promediando el segundo tiempo
Lucas Pratto no tuvo chabces de gol y fue reemplazado promediando el segundo tiempo

River perdió esta noche por 1-0 frente al sorprendente e invicto Defensa y Justicia en el estadio Monumental, en un partido postergado de la octava fecha de la Superliga Argentina de Fútbol. A pesar de los tres partidos que debe, el Millonario quedó lejos del puntero Racing, al que el Halcón se acerca en silencio.

En la previa, todo fue festejos. La ovación de despedida a Jonatan Maidana, que seguirá su carrera en el Toluca de México tras ocho años y medio defendiendo la banda roja, los ribetes de la obtención de la Copa Libertadores y ese idilio permanente con Marcelo Gallardo.

Leé también:  River-Boca: todo lo que hay que saber

Pero después, poco y nada. Con menos tenencia del balón, el equipo de Beccacece fue más efectivo. Ocupó bien los espacios, y Nico Fernández puso en aprietos a Armani, la más clara con un cabezazo que hizo estirar al arquero sobre el ángulo izquierdo.

Rafael Borré busca maniobrar frente a la marca rival. Gran triunfo de Defensa en el Monumental.
Rafael Borré busca maniobrar frente a la marca rival. Gran triunfo de Defensa en el Monumental.

Y a los 23 minutos, la visita se puso en ganancia. El tiro libre de Matías Rojas se desvió levemente en su compañaero Togni y se metió junto al palo. River no tuvo fluidez en el mediocampo, pero tanto Pratto como Borré se las ingeniaron para crear algo en ofensiva. Y fue el colombiano que, tras una pared con el Oso, definió muy mal frente a Unsain.

Leé también:  River y Gallardo, de fiesta en Uruguay

La anemia del Millonario se manifestó en el complemento, con escasas ideas de juego ante un rival que se cerró y le anuló los caminos hacia el empate. Tal era la decepción de Gallardo, que metió tres cambios juntos: Mayada, De la Cruz y Beltrán por Nacho Fernández, Palacios y Pratto. Los volantes no tuvieron gravitación en la gestación y al delantero no se le presentaron situaciones.

River se confundió, fue puro barullo y en parte, facilitó el trabajo de un Defensa y Justicia que en el segundo tiempo no le vio la cara a Armani, pero que con poco se llevó el premio mayor y se le anima a Racing y sus figuras a pelear el título.

Leé también:  Boca y River, en días de definiciones

Síntesis River-Defensa y Justicia