Se aprobó el protocolo para el regreso a las aulas que alternará la enseñanza presencial y a distancia según la evolución de la pandemia, pero además se plantearon modelos de aula para poder separar a los alumnos y lograr el distanciamiento recomendado.

El protocolo fue aprobado en la 97 Asamblea del Consejo Federal de Educación (CFE).
El protocolo fue aprobado en la 97 Asamblea del Consejo Federal de Educación (CFE).

Todas las provincias deberán cumplir con un protocolo para poder abrir sus escuelas que fue aprobado en la 97 Asamblea del Consejo Federal de Educación (CFE). Nada volverá a ser como antes, eso está claro. El regreso a las aulas será a través de un sistema "bimodal”, que combina la enseñanza a distancia con la presencial. ¿El objetivo? Que los grupos vayan turnándose y que los colegios no estén llenos para poder garantizar el distanciamiento social necesario y evitar así la propagación del virus.

Las clases en la modalidad virtual y en la presencial seguirán vigentes en forma simultánea y serán las autoridades educativas de cada provincia y de cada escuela los que determinarán el aprendizaje de contenidos a distancia y la incorporación paulatina de grados en función de la evolución epidemiológica de la pandemia. Además se propone "dar prioridad al ingreso de aquellos alumnos que estén en el último año de la escuela secundaria y del nivel primario".

cada jornada escolar será reducida, al tiempo que se evitará que en el transporte se crucen alumnos de primario y del secundario.

A su vez, para el momento que los chicos realicen clases presenciales, se establece que cada provincia determine un nuevo modelo de aula a fin de garantizar el espacio físico de 1,5 metros de distancia entre los alumnos y el docente. Cada escuela podrá optar por dividir a los alumnos de cada grado o año por grupos, alternando la presencialidad con la enseñanza virtual, o disponer de una "aula burbuja" en la cual el docente se sitúe en el centro y los alumnos agrupados hacia los costados o en su defecto en zig-zag con el escritorio del docente en uno de los extremos.

Leé también:  Docentes de Lomas generan contenidos didácticos para hacerle frente a la pandemia

Los ingresos al establecimiento escolar tendrán que ser escalonados según el criterio de cada director y en función del transporte, pero tendrá que ser fuera de los horarios pico. Así cada jornada escolar será reducida, al tiempo que se evitará que en el transporte se crucen alumnos de primario y del secundario.

Asimismo, una vez autorizado el transporte interurbano, "se deberán ofrecer alternativas a los y las docentes que lo deban utilizar, incluyendo la posibilidad de priorizar sus tareas en forma remota".

Para que cada escuela abra sus puertas deberá haber acondicionado previamente una sala en la cual aislar a aquella persona que presente síntomas compatibles por Covid-19, mientras que deberán adecuarse los mecanismos para conectarse con los sistemas de salud.

Leé también:  Docentes de Lomas generan contenidos didácticos para hacerle frente a la pandemia

PUNTO POR PUNTO, LO QUE DEBE GARANTIZAR CADA ESCUELA:

  • Se deberán alternar las clases presenciales y a distancia.
  • La disposición de los bancos en las aulas tienen que garantizar 1,5 metros de distancia entre los alumnos.
  • Los ingresos al establecimiento deberán ser escalonados y fuera de los horarios pico.
  • Las jornadas escolares serán reducidas.
  • Tendrán prioridad al ingreso aquellos alumnos que estén en el último año de la escuela secundaria y del nivel primario.
  • Cada escuela deberá tener una sala donde poder aislar a aquella persona que presente síntomas compatibles por Covid-19.