El Gobierno avanza en las negociaciones con las empresas para oficializar la medida posiblemente la próxima semana. El plus salarial podría ser de $5000, como el que recibieron los estatales.
Sica confirmó que esperarán el dato de inflación de agosto para decidir el monto del bono.

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, confirmó que el Gobierno está cerca de alcanzar un acuerdo con empresarios y sindicalistas para que los empleados del sector privado cobren un bono de $5000 similar al que recibirán los estatales.

El monto de todas maneras se terminará de definir en los próximos días después de conocer el índice de inflación de agosto, que el Indec difundirá este jueves. El plus salarial intentará amortiguar el fuerte impacto en los precios que tuvo la devaluación.

Leé también:  Daer avaló el desembarco de Moroni en el Ministerio de Trabajo

En diálogo con Radio La Red, Sica aseguró que en función de eso la Casa Rosada definirá la metodología de pago (si es en una o dos cuotas, o si se podrá volcarse como parte de la reapertura de paritarias) y si habrá compensaciones para las empresas.

“Hay que evaluar muy bien el impacto de este tipo de bono en las pequeñas empresas, porque no solo hay un impacto inflacionario, sino que en muchas de ellas se secó la plaza en términos de financiamiento. Y el bono puede generar un perjuicio”, señaló el ministro confirmando lo que publicó La Unión en su edición de este martes.

Leé también:  La CGT repudió el golpe institucional en Bolivia

Sica y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, recibieron ayer a dirigentes de la CGT con quienes acordaron reforzar la ayuda para los trabajadores que fueron despedidos o suspendidos las últimas semanas a través de una tarjeta alimentaria.

La tarjeta ofrecerá importantes descuentos para la compra de alimentos de la canasta básica, según dejaron trascender fuentes que participaron de las negociaciones.

En medio de la creciente tensión social por la situación económica que vive el país, el Poder Ejecutivo busca desactivar las protestas y movilizaciones en las calles con la intención de llegar con mayor tranquilidad a las elecciones generales de octubre.