También hay otros datos que son preocupantes en la es: el 45% de los entrevistados afirmó haber disminuido la porción de comida porque sus ingresos no le alcanzan para llegar a fin de mes.

La crisis económica genera incertidumbre en el plano laboral, y esto se vio reflejado en una encuesta privada en el Área Metropolitana de Buenos Aires: al menos cuatro de cada diez trabajadores consultados en tiene temor de perder su empleo en los próximos meses producto de la recesión económica.

En el contexto de crecimiento de la pobreza, hay otros datos que son preocupantes: el 45% de los entrevistados afirmó haber disminuido la porción de comida porque sus ingresos no le alcanzan para llegar a fin de mes.

Encuesta en el segundo cordón del Conurbano bonaerense.
Encuesta en el segundo cordón del Conurbano bonaerense.

El relevamiento lo hizo el Centro de Estudios Metropolitanos para su informe del XI Monitor del Clima Social (MCS), realizado a fines de septiembre de 2019 sobre unos 1.395 casos consultados por teléfonos fijos y 610 por celulares.

Leé también:  Bullrich propuso salir de la pobreza "armando una banda de cumbia"

En el segundo cordón del Conurbano bonaerense, la cantidad de personas que redujo su alimentación -por ejemplo eliminando el almuerzo, la cena o la merienda- llegó al 57%.
Cerca de un tercio (31%) afirmó haber tenido hambre por problemas de ingresos; en octubre de 2017 quienes contestaban afirmativamente alcanzaba al 18%.

El 47% de los entrevistados consideraron que su situación laboral es peor que hace un año atrás; se observó aquí una pequeña mejoría en relación a las mediciones anteriores, aunque dentro del margen de error; en la clase media baja alcanza el 57%.

Seis de cada diez entrevistados (60%) sostuvo que no le alcanza su salario para llegar a fin de mes, por lo que este dato se mantuvo dentro de los peores indicadores de la serie: en la clase baja alcanza el 70%.

Leé también:  “El próximo gobierno asumirá con una herencia más compleja que la de 2015”

El 50% de los entrevistados entre 16 y 44 años afirmó que él mismo o alguien que habita en su hogar perdió el trabajo en el último año.

Dos de cada tres jóvenes afirmó que alguien que vive en su hogar tuvo que salir a buscar trabajo por problemas de ingresos. Sólo el 30% lo consiguió y lo mantuvo.

Casi siete de cada diez (67%) sostuvo que la situación económica del país es mala o muy mala; el 44% de los jóvenes afirmó que la situación es muy mala. En octubre de 2017 el pesimismo era del 37%, una diferencia de treinta puntos porcentuales.