Desde La Habana, la vicepresidenta dijo que el organismo debe asumir su “responsabilidad” por el “préstamo ilegal” que le otorgó al Gobierno de Mauricio Macri.

Cristina Kirchner aprovechó la presentación de su libro “Sinceramente” en Cuba para referirse a la renegociación deuda externa y aseguró que el acuerdo que el Gobierno podría llegar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) debe contemplar una “quita sustancial”.

Al brindar un discurso en la 29° Feria Internacional del Libro de La Habana, la vicepresidenta dejó en claro cuál es su postura sobre la reestructuración, más allá de que no forma parte de las negociaciones que lleva adelante el país con los acreedores.

Cristina consideró que el préstamo stand by que el Fondo le otorgó al gobierno de Mauricio Macri fue “ilegal” porque se destinó a la fuga de capitales, cuando el estatuto del organismo prohíbe que los fondos se utilicen para cubrir la exteriorización de divisas.

Leé también:  Florencia Kirchner regresará al país tras más de un año de vivir en Cuba

“Ahora dicen que no se puede hacer una quita porque el estatuto prohíbe hacer quita. Pero también prohíbe prestar para fugar capitales. ¿Por qué vamos a hacer valer una prohibición y la otra no? Quiero que me apliquen el estatuto del FMI entero”, sentenció.

La exmandataria sostuvo que “todos deben respetar las normas, el acreedor y el deudor”, y que la Argentina “no puede pagar si no puede crecer” en línea con lo que viene planteando el Presidente durante las últimas semanas.

En ese sentido consideró que el acuerdo con el FMI “por lo menos debería establecer una quita sustancial” porque, según argumentó, "se hizo un préstamo por afuera de a historia del Fondo, comprometiendo el 60% de la capacidad prestable del organismo y, por el otro lado, se hizo violando las obligaciones del FMI".

Leé también:  Florencia Kirchner regresará al país tras más de un año de vivir en Cuba

El planteo la vicepresidente se produce luego de las gestiones que llevaron adelante el presidente Fernández y el ministro de Economía Martín Guzmán para tratar de acercar posiciones con los representantes del organismo multilateral de crédito y con el resto de los acreedores privados.

Durante la gira que realizó por Europa, Alberto Fernández logró el respaldo del papa Francisco, del premier italiano, Giuseppe Conte; del presidente de ese país, Sergio Mattarella; de la canciller alemana, Angela Merkel; del presidente de España, Pedro Sánchez; y del presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Incluso, su gira coincidió con un pronunciamiento público del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien se comprometió a respaldar las gestiones de la Casa Rosada.