La mayoría provienen de Tunez y tardan menos de 16 horas en arribar al sur de Europa. El número de travesías está en aumento y preocupa a las autoridades.
La situación con la llegada de migrantes ilegales se hace cada vez más complicada.
La situación con la llegada de migrantes ilegales se hace cada vez más complicada.

Italia ha registrado un aumento de llegadas de los denominados barcos "fantasma" con migrantes a bordo, procedentes mayoritariamente de Túnez, advirtió un fiscal este sábado.

Con el invierno a las puertas, el número de travesías aumentó en las últimas semanas, justo antes de la reunión que tienen previsto celebrar los ministros de Interior para tratar la migración, el lunes en Malta.

De las más de 6.620 personas que llegaron a Italia en lo que va de año, unas 5.500 lo hicieron de forma autónoma, sin haber sido detectadas ni haber necesitado asistencia, según el diario La Repubblica.

“Estamos empezando a ver no solo a tunecinos, sino también a subsaharianos en los barcos que llegan autónomamente”, indicó el fiscal de Agrigento, Salvatore Vella, en una entrevista con el diario La Stampa.

“Pensamos que hay nuevas rutas, ya no desde Libia sino desde Túnez, desde donde es más fácil atravesar el mar, porque [el camino] es más corto y puedes hacerlo en barcos pequeños, con un riesgo mínimo”, dijo.

Los apodó “viajes en clase business” porque se hacen con lanchas rápidas y completan el viaje en 14 o 16 horas, un tiempo relativamente breve.

El número de llegadas a Italia subió en septiembre en comparación con el mismo mes del año pasado, según datos del Ministerio de Interior. Cerca de 108 migrantes desembarcaron en Lampedusa el viernes por la noche.

Por este motivo, los ministros de Interior de Finlandia, Francia, Alemania, Italia y Malta se reunirán en La Valeta el lunes para intentar establecer un sistema automático de distribución de las personas rescatadas en el Mediterráneo.

Según los especialistas, este aumento no tiene nada que ver con el cambio de Gobierno en Italia, que hasta hace poco estaba formado por una coalición de los antisistema del Movimiento 5 Estrellas (M5S) con la Liga, de ultraderecha, que ordenó cerrar los puertos del país para evitar la entrada de migrantes. El actual Ejecutivo, integrado por el M5S y el Partido Demócrata (centro-izquierda) busca llegar a un acuerdo con la Unión Europea para un reparto efectivo de los migrantes.

El supuesto “efecto llamada”, según el cual los barcos de oenegés que colaboran en el rescate de migrantes animarían a que más personas intenten cruzar el mar de forma irregular, tampoco existiría, recalcó asimismo Matteo Villa, del Instituto para Estudios Políticos Internacionales (IPSI).

Este mes partieron desde Libia, un país en guerra, muchas menos personas de las que lo hicieron desde los países vecinos, pese a que frente a las costas de de estos últimos no hubiera barcos de rescate de oenegés y en Libia sí, indicó el experto.

En cambio, los investigadores y analistas señalaron que los traficantes podrían estar cambiando su modelo de negocio.

Cruzar el mar desde Libia es notoriamente peligroso, con una proporción de fallecidos en el Mediterráneo central de una de cada 10 personas, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Después de que los gobiernos europeos lanzaran una campaña contra los barcos de rescate de las oenegés, solo quedan dos buques de este tipo en activo en el mar. Los guardacostas libios también han interceptado a un número creciente de barcos con migrantes.