La obra viene desde hace tiempo siendo impulsada por el Municipio de Lomas y los vecinos, y en los próximos días se pondrá en marcha. Se trata de una iniciativa implementada a partir del Programa de Mejoramiento de Condiciones de Habitabilidad.
Los vecinos participaron de distintas reuniones para discutir ideas y propuestas sobre la iniciativa.

Un proyecto que desde hace tiempo aguardaban los vecinos del barrio Nueva Esperanza, en Santa Catalina, está a punto de convertirse en realidad. El Municipio de Lomas firmó un acuerdo con Acumar y el Ministerio del Interior para iniciar la construcción de un playón polideportivo y una plaza pegada a la sede del Programa Envión de la zona.

Se trata de una iniciativa implementada a partir del Programa de Mejoramiento de Condiciones de Habitabilidad (MCH), que se llevará a cabo después de más de un año y medio de reuniones, en las que los ciudadanos pudieron opinar y dar su punto de vista para mejorar la propuesta. Días atrás, de hecho, se realizó un nuevo encuentro para debatir inquietudes y sugerencias.

Las tareas en la zona “comenzarán en los próximos días”, según adelantaron desde la Comuna, y estarán a cargo de una cooperativa de trabajo que fue seleccionada por las autoridades de Acumar.

la futura cancha les permitirá a los vecinos realizar actividad física y servirá para ampliar las PROPUESTAS de la sede del envión.

Cristina Gutiérrez, secretaria de Desarrollo Social del Municipio, comentó que se trata de un proyecto “muy importante” para el barrio por lo que significa y todo lo que puede aportar hacia adelante.

“La verdad que es una alegría y un sueño hecho realidad, porque nosotros estuvimos trabajando mucho en el barrio y la iniciativa surgió de los propios vecinos, que querían un espacio donde practicar deporte y realizar actividades culturales”, comentó.

El futuro playón polideportivo permitirá a los vecinos hacer actividad física, fútbol, básquet, handball y permitirá complementar las distintas propuestas que se realizan todas las semanas en la sede del Envión (ubicada en la avenida Elizalde y la manzana 41).

“Servirá no sólo para mejorar la infraestructura y las condiciones de  la zona, sino para ampliar la oferta de actividades”, explicaron desde la Delegación de Santa Catalina.

Al plan original de obra, los vecinos le hicieron una observación y solicitaron que el perímetro de la cancha y de la plaza quede bien protegido para cuidar las instalaciones. “No digo que vaya a suceder, pero mejor tener una especie de cerco perimetral, primero para seguridad de todos, y después para evitar que alguno lo destruyan o se roben algo, una vez que esté todo listo”, comentó Marta González, una vecina.

La obra, que se extenderá durante los próximos meses, incluirá la forestación completa de los alrededores del espacio, la colocación de mobiliario urbano, un área de descanso, senderos y una cancha demarcada para realizar deportes.

“Esto es algo que venimos esperando desde hace tiempo. Es lindo cuando uno ve que el barrio va creciendo”, comentó José Armando, que hace 30 años vive en esa zona.

“QUEREMOS DARLE UNA RESPUESTA AL VECINO”. El intendente, Martín Insaurralde, destacó las obras que se van a realizar en el barrio Nueva Esperanza y señaló que para llevar adelante proyectos como éstos “es clave el contacto diario” con los vecinos.

“En algunas zonas de Lomas durante décadas se hizo poco y nada, y si hay algo que podemos resaltar de esta gestión, es que realizamos mejoras en todos los barrios escuchando las necesidades de la gente”, explicó.

“Nuestra intención es que los vecinos puedan vivir cada vez mejor, en las condiciones que se merecen”, cerró.