En el estadio Único, los pibes del Taladro impusieron condiciones y, con justicia, vencieron por 1-0 a Estudiantes para acomodar a su favor la serie de la fase 1 de la Copa de la Superliga.
Todo Banfield festeja un triunfo importante.
Todo Banfield festeja un triunfo importante.

Banfield cortó la malaria y le puso fin a una racha de cinco partidos sin ganar. Y de qué manera. Con autoridad y una buena actuación colectiva de los pibes, venció por 1-0 a Estudiantes de La Plata en el duelo de ida de la fase 1 de la Copa de la Superliga y acomodó la serie a su favor de cara a la revancha de la semana que viene.

La idea de juego de Hernán Crespo, con buena tenencia y un juego vertical, se notó desde un comienzo. Y gracias a eso, impuso condiciones en La Plata, donde los pibes, con velocidad y desparpajo, manejaron los hilos del partido ante el Pincha, que sufrió cada vez que los chicos banfileños ponían quinta a fondo.

Leé también:  Banfield sueña con Barboza, pero manejan otros planes

La intensidad del Taladro, que es una de sus marcas registradas, fue determinante. Y es que con presión alta y asfixiando al rival, marcó una importante diferencia en el juego.

Toda esa superioridad la cristalizó a los 30 minutos: Carranza aprovechó un rebote tras un remate de Gómez por derecha y, con el arco a su merced, puso el 1-0. Luego, a los 39, tuvo otra en los pies del juvenil Urzi, pero la pelota pegó en el palo y no entró.

Los chicos de Banfield, en La Plata, impusieron condiciones y festejaron.
Los chicos de Banfield jugaron bien e impusieron condiciones en La Plata.

El Pincha, por su parte, se vio superado en el juego y le costó mucho generar chances. Y además, cuando lo logró, se topó con un seguro Cambeses, que tapó tres claras durante la etapa inicial y fue una de las figuras en La Plata.

Leé también:  Hernán Crespo le pondrá voz a un cuento para los niños de Banfield

Con la ventaja y un rival abocado al ataque, a merced del golpe final, Banfield tenía el camino allanado para cerrar temprano la historia Y tuvo dos chances para lograrlo. Sin embargo, el tiro de Urzi se estrelló en el palo y el pase de Cecchini, cuando eran tres contra uno en una contra, no encontró a Carranza para el 2-0.

Por todo esto, y sin la posibilidad de liquidar temprano la historia, el equipo de Crespo sufrió hasta el final. Pero esta vez, a diferencia de otros partidos, sostuvo la diferencia conseguida y logró una importante ventaja de cara al duelo del viernes en el Florencio Sola.

Leé también:  Banfield y Lanús, de pretemporada