Como ocurrió en 2017, los clubes se medirán en un clásico de ida y vuelta. El objetivo es juntar fondos para solventar los gastos que deben enfrentar en la actualidad.
En 2017 también habían organizado un amistoso en el Sur.
En 2017 también habían organizado un amistoso en el Sur.

La situación económica actual les exige a los dirigentes de los clubes menos pudientes pensar ideas que los ayuden a salir adelante. En Almirante Brown, dos equipos clásicos del ascenso decidieron juntarse, brindar un espectáculo y recaudar dinero.

San Martín de Burzaco y Claypole se verán las caras en dos amistosos de ida y vuelta durante este verano. Tal como había ocurrido en 2017 (cuando se disputo la Copa Almirante Brown y el Azul se quedó con el título), los dos equipos se enfrentarán ahora con la intención de juntar fondos que los ayuden a solventar los gastos propios de la participación en los torneos de la AFA.

Actualmente, el Azul milita en la Primera C mientras que el Tambero se encuentra en la D pero ambos comparten las dificultades económicas. En este marco, el primer encuentro tendrá lugar el domingo 13 desde las 17 en el Rodolfo Capocasa, estadio de Claypole. Una semana después, en el mismo horario, se verán las caras en el Francisco Boga de Burzaco.