Se trata de Cofco, líder en el mercado de los agroalimentos. Ante esta situación, los trabajadores realizan un acampe frente al portón central del predio.
Los trabajadores protestaron frente a la puerta de la planta.

La empresa multinacional Cofco, líder en el mercado de los agroalimentos, cerró su planta de Valentín Alsina y dejó a 195 trabajadores en la calle. Ante esta situación, los empleados decidieron acampar en la puerta de la fábrica para defender sus fuentes de trabajo.

La compañía decidió paralizar todas sus actividades en su sede de Carlos Pellegrini 4370 bajo el argumento de una presunta “crisis” económica y un cambio en su modelo de negocios. “Cofco dejará de participar en el negocio de aceites refinados y focalizará las inversiones en el procesamiento de semillas oleaginosas y la comercialización de cereales”, explicaron.

Leé también:  Más de 80 mil vecinos participaron de la segunda edición Lanús Playa

Desde el Sindicato de Obreros y Empleados de la Industria Aceitera (Soeia) salieron a desmentir la versión de la compañía y aseguraron que “Cofco no padece ninguna crisis”. “Es una de las multinacionales alimentarias más grandes del mundo, que disputa en nuestro país con Cargill el primer puesto en exportaciones agrícolas”, señalaron desde el gremio.

Este lunes la planta amaneció en medio de un fuerte operativo de seguridad y rodeada de trabajadores que quemaron gomas y realizaron un acampe frente el portón principal.

Cristian Cardón, hasta el viernes se desempeñaba como parte del servicio logístico, contó que “se trata de un cierre fraudulento: la empresa se niega a mostrar sus balances, porque sabe que los despidos son ilegales, que no puede cerrar así la fábrica”.

Leé también:  Empiezan a pagar el sueldo en cuotas

Ezequiel Roldán, secretario adjunto de la Federación Nacional de Aceiteros, remarcó que Cofco no presentó el Procedimiento Preventivo de Crisis y que desde el gremio presentaron la denuncia en el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires y en Nación.

Cofco, una de las multinacionales alimentarias más grandes del mundo, de capitales chinos, se disputa el mercado en Argentina con Cargill luego de que en 2014 la empresa comprara a las firmas Nidera y Noble,  dos grandes jugadores en el negocio de exportación de granos y aceites.

Según datos del mercado, la compra de las dos empresas, significó una inversión de entre U$S4 mil y U$S5 mil millones, e incluyó las plantas y puertos que las dos firmas tenían en Argentina, donde las grandes exportadoras mundiales tienen buena parte de sus activos.

Leé también:  Dos de cada tres desocupados de la era Macri son mujeres

Con la compra y posterior proceso de fusión de las dos empresas, Cofco se convirtió en el principal exportador de cerelaes de Argentina, por encima de las cuatro empresas más grandes del mundo, ADM, Bunge, Cargill y Dreyfous, llamadas ABCD.

“Que nos quieran hacer creer que están pasando en un mal momento no entra en la cabeza de nadie. Las empresas agroexportadoras fueron las más beneficiadas por las políticas de este Gobierno”, cerró Roldán.