El consumo de luz bajó en fábricas, locales y en hogares. También hay un estancamiento en el uso del gas.
La demanda de energía eléctrica residencial disminuyó 4,9%, la comercial 3,6%, y la industrial 7,9%.
La demanda de energía eléctrica residencial disminuyó 4,9%, la comercial 3,6%, y la industrial 7,9%.

La reducción de la actividad industrial y comercial provocó una fuerte caída en la demanda de energía eléctrica y un estancamiento en el consumo de gas. Según el último informe del Instituto Argentino de Energía Gral. Mosconi, en enero el uso total de energía eléctrica cayó 5,3% frente al mismo mes del año pasado.

Si bien el descenso se sintió en todas las categorías de consumidores, las más golpeadas fueron las vinculadas a la producción y el trabajo. La demanda de energía eléctrica residencial disminuyó 4,9%, la comercial se redujo 3,6%, y la industrial un 7,9%, remarcaron desde el Mosconi, en base a datos oficiales de Cammesa. En los hogares el factor común fue el durísimo impacto del tarifazo, que obliga a reducir el consumo y modificar comportamientos habituales.

Leé también:  Intendentes piden un freno al tarifazo de Vidal en la luz

A su vez, la cantidad de gas entregado en diciembre fue de 3.109 millones de m3. Las cifras muestran una caída de 9,5% a nivel interanual, con un estancamiento del consumo que también afectó a los hogares.