La organización delictiva fue desbaratada en las últimas horas tras una serie de allanamientos realizados en el Conurbano y la Ciudad de Buenos Aires.
A la banda se le atribuyen distintos hechos perpetrados en la provincia de Buenos Aires.

Robaban camiones con mercadería, autos de alta gama  y llevaban una vida de lujo. Viajaban a Estados Unidos, Italia, España, Sudáfrica, Brasil y Dubai. Pero el imperio que supieron construir se derrumbó en mil pedazos en las últimas horas. La organización criminal cayó durante una serie de allanamientos realizados en distintos puntos de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano.

La banda liderada por un hombre apodado “El Enano” fue desbaratada como resultado de los procedimientos que la Policía Bonaerense llevó adelante en Avellaneda, Berazategui, Quilmes, Banfield, Lanús y San Isidro. En la redada fueron detenidas 10 personas en total y secuestrados vehículos, celulares, máquinas de contar billetes y plata en efectivo.

Leé también:  No pudo robarle y golpeó a su bebe con una piedra

Según informaron fuentes del caso, el grupo de piratas del asfalto tenía en su poder dos camiones Mercedes Benz, un Scania y un Volvo; dos Toyota Hilux, una Dodge RAM, un Land Rover Defender y una Hyundai, un Audi A5, un Bora, un Gol Trend y un Toyota Corolla.

Los camiones y los autos de alta gama los escondían en galpones.

Los delincuentes se dedicaban al robo de mercadería en autopistas y de autos importados. Se les atribuye al menos cinco hechos perpetrados en el Conurbano y Capital.

“Contaban con choferes de camiones que estaban empleados legalmente por empresas de transporte de mercadería y aportaban información de los camiones, la mercadería que iban a trasladar y el trayecto a recorrer”, explicó un jefe policial que participó de la investigación. Algunos de esos choferes se hacían pasar por víctimas de robo para no quedar involucrados con la banda.

Leé también:  Detuvieron a un policía y a cuatro delincuentes tras asaltar a una mujer de 95 años

Una vez que cometían los asaltos, los delincuentes escondían los camiones robados en depósitos de Quilmes, Avellaneda, Lomas y San Isidro, donde además descargaban los productos y desguazaban las partes de los rodados para venderlas en el mercado ilegal.

Por esta actividad, los delincuentes obtenían grandes sumas de dinero y realizaban viajes a distintos destinos del exterior, como Dubai, República Dominicana, Panamá, Colombia, Chile, Brasil, Perú, Paraguay, Uruguay, Estados Unidos, Italia, España y Sudáfrica.

A partir de una investigación que se inició en febrero del año pasado, los pequisas lograron identificar a los delincuentes y la Justicia ordenó sus capturas.

Los detenidos quedaron a disposición de la Unidad Fiscal de Investigación (UFI) 11, a cargo de Álvaro Garganta, y del Juzgado de Garantías Nº 4, a cargo de Juan Pablo Masi.