El artista local se destaca en una rama porteña que supo ser muy famosa e importante en el país a principios del siglo pasado y que se reinventó para seguir presente en la actualidad.
Carlos Cruz da talleres gratuitos en varios puntos de Lomas.

Carlos Cruz es un lomense con una admirable vocación por el fileteado, una técnica muy popular en Argentina y que se sigue reinventando con el paso de los años, adecuándose a la época actual para mantenerse vigente.

Según el artista de 50 años, el filete proviene de Italia, donde los carros sicilianos eran tallados en madera, con mucha ornamentación y color, era el surgir de este arte a principios del siglo XX. Debido a la falta de oficio y su elevado costo, en el país toma su propia identidad al imitarlo simplemente con pintura y con el esfumato, una técnica de sombras de fantasía y proyección: “Se lo puede visualizar cuando el efecto separa la imagen de la superficie,  el cual en nuestro ámbito es denominado ‘Yapán’”.

“Todos los carros de la época eran de color gris y dos jóvenes aprendices pintaron una línea delgada de color rojo, la cual le gustó al dueño. Ahí surge la línea fina y la palabra filete”, contó el artista sobre los comienzos según las anécdotas populares. Además agregó que los primeros fileteadores en el país eran inmigrantes y pintaban la bandera italiana entrelazada con la argentina, pero que fue prohibido en 1930 por un Golpe de Estado. Allí surge la imagen popular de Carlos Gardel que tanto se conoce.

El fileteado se estampó en carros, colectivos y camiones. en la actualidad se hace en cuadros y objetos.

“El fileteado es como el capitalismo, va mutando, se mantiene en el tiempo y en cualquier ámbito”, explicó Cruz sobre la actualidad de dicho arte.

Leé también:  Por el Mes del Niño, hoy habrá un festival en la Plaza de Lomas

A su vez, reconoció que el turismo es el que permite su desarrollo, ya que contemplan las buenas obras: “Ellos hicieron que se mude de los carros a los colectivos, para luego pasar por los camiones y finalizar en cuadros y objetos. Sueño con una ciudad que sea reconocida como fileteada”.

Carlos Cruz brinda talleres en Lomas hace casi una década, comenzó en la Casa de la Cultura y pasó por varios lugares.

Yapán es el nombre de la técnica utilizada para el fileteado.

TALLERES. Así fue que el Municipio de Lomas lo contrató y continúa dando clases gratuitas para la comunidad: los lunes de 15 a 17 en la delegación de Lomas Centro (Alsina 1970) y de 18 a 20 en la de Temperley Oeste (Avellaneda 126).

Leé también:  Más de 20 mil vecinos pasaron por el festival del Mes del Niño

Por su parte, los sábados de 15 a 17 se encuentra en la Sociedad de Fomento Roca (Senillosa 310). Las primeras clases dictadas se basan en dibujos a lápiz para luego avanzar con el pincel. Se puede admirar su trabajo en Facebook: Carlos Cruz fileteador.

“Los alumnos se van renovando y actualmente, entre los tres talleres, son alrededor de 60 personas”, aseguró el fileteador, para luego agregar: “Si contamos desde mis comienzos en el 2009 llegué a tener más de 100 y sé que me estoy quedando corto”.

IMPORTANCIA MUNDIAL DEL FILETEADO. Cabe destacar que el 1° de diciembre de 2015 el fileteado fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, mientras que el 14 de septiembre se festeja su día.

En la actualidad, dicha técnica se utiliza como objeto de decoración, como pueden ser muebles, indumentarias y hasta body painting.

“Hasta hemos pintado la tapa de un ataúd. El fileteado es simplemente amor por los colores y el pincel”, concluyó el artista apasionado por lo que hace.