Luego de cuatro meses de resistencia, los despedidos de la empresa de Llavallol,  constituidos ahora como cooperativa, retomarán sus funciones. La sentencia de quiebra los habilitará.
Los trabajadores celebraron el anuncio.

La histórica empresa Canale, en su sede de Llavallol, está ante un nuevo horizonte: el de operar como cooperativa y salir a flote, después de cuatro meses de conflicto, sueldos atrasados, 90 despidos y un acampe para resguardar los medios de producción.

En asamblea, los trabajadores decidieron levantar el acampe que se encuentran realizando en la puerta de la fábrica el próximo sábado 9 de marzo.

"Invitamos a todos a acompañarnos en ese día tan especial para sellar una página más de la lucha y resistencia del movimiento trabajador y quizás porque no, empezar a escribir entre todos una nueva historia", reza el comunicado.

Leé también:  Distal Libros cerró seis sucursales y despidió más de 40 empleados

Los trabajadores volverán a ingresar al interior de la fábrica a la espera de que el juez de Catamarca que tiene el expediente de Canale decrete la quiebra de la metalúrgica. Los empleados volverán a hacer el mantenimiento de las máquinas, actividad que se dificulta con el acampe.

Por otro lado, la "parrilla al paso de Canale" seguirá llevándose a cabo en la vereda de la empresa.