Desde la Asociación de Carnicerías expresaron que, ante la apertura de las exportaciones, el consumo local se ve afectado y cada vez hay menos demanda.
La alternativa de los comercios pasa por la venta de otros productos.
La alternativa de los comercios pasa por la venta de otros productos.

Aunque la caída de la demanda brinda poco margen para aumentar los precios, desde la Asociación de Carnicerías aseguraron que el ingreso de "poca hacienda" en Liniers es el factor que impulsa las subas.

"Si sigue entrando poca hacienda seguro que va a seguir aumentando la carne. Ya con este precio no puede aumentar más porque prácticamente no hay ventas", aseguró el presidente de la entidad, Alberto Williams, quien agregó: "Los cortes caros ya no los lleva nadie y se han suspendido los asados también por el contrapeso del hueso. Un kilo de asado puede valer $240 y dos kilos son $500, ¿Quién puede consumir?".

Leé también:  Alertan sobre la profundización de la crisis en el sector del cuero

El referente de los carniceros contó que los comercios están con el "margen más chico posible para seguir trabajando, porque tienen una familia detrás" y que la alternativa pasa por la venta de otros productos. "Hoy las carnicerías tienen verdulerías y venta de otros productos. Lo salva el preparado, si no el carnicero hoy está listo".

Williams apuntó que para el 20 de diciembre la media res se pagaba $106 pesos el kilo y "hoy estamos pagando $145 pesos, y después él tiene que poner su margen de utilidad". Anto esto señaló que el incremento a la fecha acumulada es más de un 30% y lo calificó de "disparate".

Leé también:  Por la suba del dólar, los aumentos trepan al 40% en la Provincia

Tambièn explicó que, ante la apertura de las exportaciones, el consumo local se ve afectado. "Jamás se pudieron hacer las dos cosas juntas, ante la apertura de las exportaciones, el consumo va a pagar las consecuencias", afirmó.