Es porque no están conformes con la situación en la que se encuentran, por los salarios que cobran y la precarización. Este fenómeno genera mayor presión sobre el mercado laboral.
Hay casi 6 millones de personas que buscan trabajo hoy en la Argentina.

Insatisfechos por la situación en la que se encuentran o el salario que cobran, unos 3.500.000 de trabajadores activos buscan conseguir otro empleo y generan una presión adicional al mercado laboral en un momento en el que la desocupación roza el 10%.

Se trata de un registro que marcó un nuevo récord en la serie actual que publica el Indec, y que da cuenta del escenario actual que vive la Argentina en medio de la crisis. El informe apunta que “la tasa de ocupados demandantes de empleo alcanzó el 18,6%”.

Son 600 mil personas más que hace dos años atrás. La mitad son subocupados y la otra mitad ocupados plenos. Proyectada a toda la población urbana alcanzan los 3.500.000.

Esto tiene un impacto directo sobre la cantidad de gente que hoy busca trabajo. Entre 2017 y 2018 la presión sobre el mercado de trabajo subió del 29 al 32%, y en los últimos 12 meses, siempre teniendo en cuenta los datos el tercer trimestre, alcanzó el 34,4%.

Esto significa que 6.500.000 personas buscan trabajo, un millón más que dos años atrás.
Nadin Argañaraz, especialista del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) dice que este fenómeno refleja “el verdadero problema laboral argentino: cada vez es más notorio el aumento de la precarización e inestabilidad en los ingresos”.

En el área Metropolitana, por ejemplo, los ocupados demandantes de empleo suman 1.302.000. De ese total 254.000 viven la Ciudad de Buenos Aires y 1.049.000 en el Gran Buenos Aires. Un año atrás, sumaban 1.254.000.

En las ciudades más pequeñas, de menos de 500.000 habitantes, en los últimos 12 meses, los ocupados que buscan otro empleo aumentaron de 282.000 a 376.000 personas: un incremento del 33%.