El Xeneize necesitaba ganar para meterle presión a Racing y Defensa y Justicia, pero falló en momentos claves y perdió por 2-1 ante el Decano, que jugó bien y se llevó un gran premio.
Tevez, que fue titular, no pudo gravitar en ataque.
Tevez, que fue titular, no pudo gravitar en ataque.

En un partido entretenido, Boca no pudo dar el paso que necesitaba para meterse en la pelea por el título y masticó bronca en la Bombonera. Atlético Tucumán, con un buen plan de juego, aprovechó los errores defensivos de su rival y se llevó un valioso triunfo por 2-1 a su provincia.

El Decano, antes de los 10 minutos, se puso en ventaja por un error defensivo y a partir de ahí le hizo pasar una noche difícil al Xeneize. Núñez recibió tras un centro de la derecha y una pifia de Buffarini y, sin marca y con una buena definición, puso el 1-0.

Leé también:  Boca venció a Estudiantes y se subió a la punta

Ese gol tempranero complicó los planes del conjunto de Gustavo Alfaro, que tuvo que salir a buscar el empate y se desordenó, sin firmeza en el medio y con dudas en defensa. De eso se aprovechó el Decano, que tuvo dos situaciones claras en el primer tiempo: la primera en los pies de Díaz (definió desviado tras una peinada de Matos) y la segunda en los de Barbona (con un remate que pasó cerca del palo).

En tanto, y más allá de los problemas defensivos, Boca atacó bien por las bandas, especialmente por el lado de Villa, que complicó por el sector derecho, y justamente por ahí tuvo las dos más claras, ambas atajadas por Lucchetti, primero al colombiano y luego a Nández.

En el complemento, y ya con Zárate en la cancha, Boca salió decidido a pararse en campo contrario. Fue a buscar el empate con más ímpetu que juego y a los 16, gracias a la potencia de Ábila, lo consiguió: Wanchope se metió al área a pura fuerza y definió bien ante la salida del 1 tucumano.

Leé también:  Con solvencia, Boca ya está en semifinales y espera por River

El empate parecía revitalizar el juego del Xeneize y el entrenador apostó fuerte: puso a Benedetto y Pavón en busca del triunfo. Y así, con el tridente titular en cancha, Atlético Tucumán no le perdonó otro desconcierto defensivo. A los 24, y tras un rebote fortuito en Izquierdoz,  Barbona quedó sólo en el área, se acomodó y definió esquinado para un 2-1 que silenció la Bombonera.

Luego de eso, Boca fue puro desconcierto, se desordenó por completo, y Atlético, muy firme en sus línea, cuidó la ventaja y se llevó un gran triunfo a su casa.